Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Around the world in 80 days

Duración

90min

Dirección

Fran Coraci

Guión

David N. Titcher, David Bernullo, David Andrew Goldstein

Reparto

Jackie Chan, Steve Coogan, Jim Broadbent, Arnold Schwarzenegger, Maggie Q, Daniel Wu

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La vuelta al mundo en 80 días
Autor: bronte
Fecha: 23/07/2004.
Póster La vuelta al mundo en 80 días

La vuelta al mundo en 80 días

Digerido por bronte

La verdad es que ya cansa un poco que no haya una sola película en la que no tengamos que apechugar con interminables secuencias dedicadas a la lucha de artes marciales. Desde aquí, las gracias a Mel Gibson por haber resistido a la tentación en "La Pasión". Así que, se lo crean o no, "La vuelta al mundo en ochenta días" se inicia con una lucha a kung-fu. Y durante la película hay muchas más. Ahora bien, se perdona porque, coreografíadas por Jackie Chan la mayoría son espectaculares y divertidas, y no aburren ni deprecian el filme. Y se perdonan también porque en una de ellas sale Daniel Wu, cuyas fotos voy a pegar ahora mismo en mi carpeta.

Aparte de esto, nos encontramos en esta nueva versión con una historia que algo se parece a "La vuelta en mundo en ochenta de días" de Julio Verne, pero tampoco crean que se han matado en la fidelidad al texto. De hecho, aquí Phileas Fogg es un inventor, y es que parece que últimamente en los despachos de Hollywood ha hecho furor el concepto "pretecnología en el SXIX" como ya nos quedó bien claro en "La liga de los hombres extraordinarios", "Van Helsing" y alguna que otra más. Este nuevo rasgo del protagonista traslada la apuesta del elegante club británico a la elegante Academia de las Ciencias Británicas y da paso a un ligero debate sobre progreso versus tradición.

Otra novedad en el filme es haber cambiado el personaje tan indio de la princesa Auda, por un personaje francés llamado Monique, y que obviamente facilita que la compañía femenina entre mucho antes en acción, aunque hace perder a la historia épica. Esta tal Monique está interpretada por una belga que se llama Cecile de France, que es algo así como Agustina de Aragón, que era de Barcelona. Como actriz mucho futuro no tiene, sinceramente, pero mientras sepa poner así caras monillas y abrir mucho los ojos y sonreir con una frecuencia de cada 3 segundos, aún algo irá haciendo la mujer. Su personaje empieza de una manera un tanto cargante, pero luego la cosa se va arreglando y uno hasta llega a olvidar que no es una buena actriz como Steve Coogan, y que tampoco es capaz de dar patadas con garbo como Jackie Chan.

Y ya que ha salido a colación, el protagonista es Steve Coogan, un veterano cómico inglés al que todos sus compatriotas reconocen como "Alan Partridge" y que intenta con este papel desencasillarse, al parecer sin éxito, al menos en su tierra natal. Posiblemente por estas latitudes le acusen de sobreactuación teniendo en cuenta que es capaz de mover más de dos músculos faciales a la vez, pero da perfectamente el tipo como aristócrata inglés flemático y torpe, y a la vez apasionado en su gran aventura. De Jackie Chan poco podemos decir que no se sepa ya. Hacer, hace básicamente lo de siempre, pero como desde luego el guión es mil veces más digno que "Hora punta" y subproductos de esa calaña, pues uno se alegra de verle en pantalla, como en los tiempos de antaño y sin necesidad de acompañarlo con un alka-seltzer.

Hay otros cameos por ahí, como el de Kathy Bates, siempre espléndida dando vida a la Reina Victoria, o John Cleese, que dice exactamente dos frases, pero que nadie mejor que él hubiera podido decir. Claro que la aparición estrella es la de Arnold Schwarzenegger en un personaje turco llamado "Príncipe Hapi", y probablemente uno de los últimos papeles que le veremos en mucho tiempo. Si me preguntan mi impresión, diría que parece en esta ocasión que Arnold está algo ortopédico, pero eso no le resta ni un ápice de su encanto, sobre todo teniendo en cuenta los cómicos pasajes que los guionistas le han reservado. Claro que habría que dar con una vara en la planta de los pies al que eligió la peluca. Siguiendo con los cameos, también aparece el propio director de la película dando una bofetada (no diré más), y Richard Branson como "gerente" de un globo aeróstatico, lo cual no deja de tener gracia.

Y es que la película está llena de "intertextualidad". En cada lugar del mundo aparecen personajes o hechos reseñables que todos conocemos y que a Julio Verne no se le ocurrió incluir en su obra. Para que se me entienda, por ejemplo aparece por ahí Van Gogh... Pero esta intertextualidad al contrario que estorbar, da un nuevo aire a la historia original (que tampoco quiero decir con ello que lo necesitara), y en general resulta de todo ello una película muy entretenida que en cada uno de sus planos está dejando claro que es un producto Disney. La planificación de las tomas a veces parece pura copia del dibujo animado, y la transición entre país y país está hecha directamente en dibujo, para abreviar. Todo en la producción remite a un ambiente de cuento, con el uso nada disimulado de decorados. El tipo de humor de este filme, por otro lado, me ha sorprendido gratamente por lo refinado y por las múltiples lecturas que tiene en ocasiones. El tipo de personajes, las acciones en sí, están más que recomendadas para que toda la familia vaya a pasar la tarde del sábado al cine, porque además diré que pese a las patadas soberanas no muere nadie.

El director, Frank Coraci, es el mismo de "El chico ideal" ("The wedding singer") una preciosa comedia romántica nunca lo suficientemente ponderada, y eso ya es una cierta garantía. Una película muy entretenida que arrancará algunas risas y que mantendrá muy atentos a los pequeños de la casa, y aceptablemente atentos a los adultos encargados de su tutela. Recomendada para todos aquellos que en la pruebas de operación triunfo cantaron aquello de "Son ochenta días, son, ochenta nada más, para dar la vuelta al mundo... ven, ven, con nosotros ven, lo pasaremos bien...". Y por cierto, en esta no hay ratón andaluz, que no entiendo cómo se les olvidó eso. Puntuacion