Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Farenheit 9/11

Duración

122min

Dirección

Michael Moore

Guión

Michael Moore

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Farenheit 9/11
Autor: malabesta
Fecha: 28/07/2004.
Póster Farenheit 9/11

Farenheit 9/11

Digerido por malabesta

Mucha tinta (y puede que algo de sangre) se ha vertido respecto al último trabajo de Michael Moore. Muchos lo acusan de manipulador, otros lo tachan de mentiroso y no menos le ensalzan como mesías salvador. Pero supongo que la intención y medios de la película en cuestión se puede resumir a través de una de sus escenas. En ella, Moore se encuentra rodando delante de la embajada de Arabia Saudí en USA. Un agente de la NSA se acerca para preguntarle qué hace, y tras un breve diálogo, Moore le pregunta si es normal que la agencia de seguridad nacional patrulle las embajadas. El agente contesta que no, a lo que Michael replica con un "¿Entonces tenéis muchos problemas con Arabia Saudí?". La contestación es un "Sin comentarios", a lo que Moore replica con un "Tomaré eso como un sí".

Así es el documental. Toda intervención, toda noticia, todo hecho, toda imagen, toda rueda de prensa, todo testimonio es cortado, despiezado, remontado y colocado para servir a un único objetivo: demostrar que Bush Jr. es el cáncer que corroe el país de las barras y las estrellas. Es, por lo tanto, el mejor ejemplo de un género que podríamos definir como ingeniería documental, artesanía que permite hacer decir a la gente casi lo que uno quiera. Muchos han sido los que han denunciado este hecho, pidiendo a Moore que rectifique el montaje de sus entrevistas. Por otro lado, el archivo de imágenes y noticias al que recurre es igualmente cercenado. Así, cuando intenta ridiculizar a la coalición que atacó Irak, Moore se limita a nombrar a países como Islandia, Afganistán, Holanda o Colmbia, aliñando la lista con imágenes de lo peor de cada país. Se olvida de mencionar a otros como Italia, Inglaterra, España o Japón, que distan mucho de tener fuerzas armadas inoperantes, como sostiene Moore con respecto a los miembros no americanos de dicha coalición. Particularmente sangrante es la cobertura que da sobre dicha guerra, en la que en un montaje secuencial nos enseña como se vivía en Irak en la época de Saddam, con niños felices corriendo por las calles, jugando con cometas, mujeres riendo en fiestas locales, etcétera. Ni el mismísimo NODO, oiga.

Pero a pesar de todo, este frankenstein (me refiero al documental, no al orondo cineasta), a pesar de ser nada más que un panfleto político al a altura de "Hay motivos", no deja de portar cierto contenido de verdad, y de mostrar como la rapiña comercial a veces hace presa sobre cualquier evento para sacar unas perras, por doloroso y reciente que sea éste.

En cuanto al reparto, pues destacan George W. Bush Jr., que la verdad es que mantiene un aire de paleto perdido en la gran ciudad (algo así como el Paco Martínez Soria de la política) que Moore aprovecha para torpedearlo, tachándolo de ignorante y gañán iletrado a la primera de cambio, en el mejor de los casos (el resto del tiempo la impresión es de que se trata de un demonio vendido a los intereses del petróleo saudí). El otro gran protagonista es el propio Moore, muy dado al espectáculo que muchos conocemos como "ranchito". Hacer el ridículo para poner en ridículo también a otras personas, que intentan soportarlo de la manera más educada posible, sin mandarlo a paseo, que a veces parece que es lo que se merece. Especialmente destacables son los momentos en los que se pasea con un carrito de helados por delante del congreso berreando párrafos de la Patriot Act, o cuando intenta hacer que los senadores alisten a sus hijos en el ejército, para luego demostrar que no son verdaderos patriotas cuando se niegan. Como si fuese posible alistar a alguien a distancia.

En fin, un panfleto interesante, máximo exponente de la artesanía de su autor, pero que no llega a película. Que le hayan dado la Palma de Oro es equivalente a que nominen a un Oscar a Informe Semanal.

Recomendada para los que disfrutan con los espacios gratuitos destinados a propaganda electoral.

Puntuacion