Ficha

País

USA

Año

1983

Título original

Scarface

Duración

170min

Dirección

Brian De Palma

Guión

Oliver Stone

Reparto

Al Pacino, Steven Bauer, Michelle Pfeiffer, Mary Elizabeth Mastrantonio

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El precio del poder
Autor: bronte
Fecha: 12/08/2004.
Póster El precio del poder

El precio del poder

Digerido por bronte

Dicen por ahí que “Atrapado por su pasado” es algo así como la continuación de "El precio del poder". Podría ser, podría ser, sino fuera por razones obvias que aquellos que hayan visto esta película conocen, y por el hecho de que Tony Montana no es Carlito Brigante. Hay en Montana un punto de psicopatía, que no tiene Carlito, y tiene éste último una humanidad, que en toda su maldita vida de "spic doper" conseguiría tener Tony.

El filme, uno de los mejores de Brian de Palma, sin embargo no está a la altura de su obra maestra que sigue siendo "Carlito's way". Hay en "Scarface", título original de la película que nos ocupa un tono de enfasis exacerbado que le quita a esta obra el calificativo de maestra. Exceso en el metraje, 164 minutos; exceso en Pacino, un excelente actor que no de no ser férreamente controlado tiende a desbordarse; exceso en la caracterización de los personajes (los caracteres llegan a esnifar cocaína en todos y cada uno de los planos); y hasta exceso en la violencia: antes de que Tarantino nos amargara a todos la vida con la famosa ablación de oreja, ya De Palma nos hace pasar un rato francamente malo con una sierra mecánica y un hombre esposado en una bañera.

Y es que este director, cuando está en gracia utiliza el suspense de manera magistral. "Scarface" tiene momentos que convierten a esta película en un clásico, y en general la reunión de sus artífices garantiza un producto de máxima calidad (cuando están de buenas): De Palma dirigiendo, Pacino interpretando y Oliver Stone escribiendo. El filme está lleno de pequeños detalles que lo convierten en una obra completa, magníficas anticipaciones y lecturas sutiles, como por ejemplo, la relación que Tony mantiene con su hermana (Mary Elizabeth Mastrantonio), a la que no permite que ningún hombre toque, y extrañamente parecida (al menos en esta película) a la mujer con la que se casa (Michelle Pfeiffer). O el hecho de que Montana recuerde siempre a todo el mundo como los comunistas siempre te están diciendo lo que tienes que hacer (es un cubano recién salido de las cárceles de la isla), pero esa misma es la actitud que el tiene con todos los que le rodean.

Hablando de política, esta película corresponde a la época en la que Stone aún no había caído rendido ante los pies de Fidel, como le pasa a gran parte de nuestra clase "cultural", por lo que los personajes no se cortan un mínimo a la hora de relatar como se vive en una dictadura como la castrista. Ahora eso sí, eso no dignifica ni un mínimo al protagonista, pues es lo que se llama un personaje realmente negativo. Y la cosa acabará en tragedia. Una tragedia orgiástica con miles de pistoleros, miles de balas, miles de disparos y una casa decorada con un gusto que jamás conseguiría ser portada del "Hola".

A todo esto, rasgos inequívocos de su autor, también observables en "Atrapado por su pasado" como el gusto por retratar ambientes nocturnos, discotecas y clubes en los que se desarrolla la acción mientras los personajes atienden a varios puntos a la vez, a la conversación, a la gente que les rodea, a intentar salvar su vida, o los famosos momentos en los que los personajes tienen que decidir en segundos y en situaciones límite lo que va a determinar el resto de su vida... Y todo ello en medio del hampa latina en Miami, la ciudad en la que hasta las aceras son rosas. Si bien la película hoy nos resulta un tanto desmedida, aunque brillante, si hay algo que chirría sin lugar a dudas es la banda sonora de Giorgio Moroder. Y no me refiero a las canciones que al fin y al cabo corresponden a la época y no hay nada que hacerle, sino a la música extradiegética, una especie de techno hortera de los ochenta, que no resiste un visionado del siglo XXI. A estas alturas, también Michelle Pfeiffer pasa sin pena ni gloria, y definitivamente se la come la Mastrantonio sin mucha dificultad. A resaltar el acento de Pacino simulando ser cubano. Memorable.

"El precio del poder" narra la llegada de un delincuente cubano a Florida, donde a base de "balls" (Montana dixit) y mucha sangre, se convierte en uno de los capos del negocio de la droga. Pero a todo cerdo le llega su San Martín, y esta aventura de auge y caída está magníficamente plasmada por De Palma también en esta ocasión.

Recomendada para todos aquellos a los que les guste la tapicería atigrada para su Cadillac, y para todos aquellos que crean que en la vida sólo cuentas las gónadas y la palabra dada... y que no tengan escrúpulos en cargarse a todo aquel que pase por enfrente, claro.

Puntuacion