Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Mindhunters

Duración

106min

Dirección

Renny Harlin

Guión

Wayne Kramer

Reparto

Val Kilmer, Christian Slater. Kathryn Morris, Jonny Lee Miller, Ll Cool J

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cazadores de mentes
Autor: bronte
Fecha: 21/08/2004.
Póster Cazadores de mentes

Cazadores de mentes

Digerido por bronte

A mí me resulta muy curioso comprobar cómo ante películas bastante similares, las hordas hambrientas de cine reaccionan de manera tan diferente. "Cazadores de mentes" repite por enésima vez el esquema de "Diez negritos", estructura que hemos visto ya infinitas veces, y desde luego con bastante menos gracia. Sin embargo, parece que en esta ocasión toca decir que es mala. Pues no señor, la peli está bastante bien, siempre que no se le pidan peras al olmo. Parece increíble que gente dispuesta a aceptar que Mel Gibson con cuarenta años interprete a un adolescente en "Braveheart" (por poner una película malísima al azar), se ponga luego en plan tikismikis con que si la trama tiene fallos de "encaje". Es verdad que para este asesino el tiempo es como el chicle, y en diez minutos le da tiempo a tejer una colcha. Pero si uno pone de su parte, la cosa encaja, aunque apretando mucho.

La película va de un grupo de criminalistas en período de aprendizaje que como última lección deben pasar un fin de semana encerrados en una isla desierta resolviendo un supuesto de un crimen. La cosa se enreda cuando los crímenes empiezan a sucederse, y además son crímenes de verdad. Para más inri las víctimas son ellos mismos y el asesino es uno de ellos, conclusión a la que son capaces de llegar rápidamente. El que tenga la colección de Agatha Christie en casa ya puede saber con precisión cuales serán los giros que tomara la trama para que la historieta acabe como tiene que acabar. Ahora bien ¿son los personajes el no va más de la profundidad psicológica? Pues no. Tienen el fondo humano suficiente para que la cosa no se atasque. Y es que, a nadie le interesa una película de este corte que además indague en la psique más recóndita del ciudadano occidental actual. Hacer este tipo de reclamación revela más despiste cinéfilo que el que pueda tener Javier Sardá en un curso de deontología profesional.

También parece ridículo ponerse riguroso con la estrategia del asesino: Desde aquí lo digo claro. Sí que le da tiempo. Le da tiempo a todo. Tiene toda una noche (que parece que hay un ataque de amnesia general con ese dato) ¿Qué aún así parece increíble? Pues claro. Es que todas estas películas parecen increíbles. ¿Cuántos casos reales se conocen de personas encerradas en una isla que hayan ido muriendo poco a poco a través de sofisticadas trampas? Pues uno o ninguno, porque a nadie se le ocurre hacer estas cosas. Esto sólo se le ocurre a guionistas americanos y gentes de mal vivir en general para hacer pasar un rato entretenido al respetable. Vale que "Cazadores de mentes" está construida al rebufo de "C.S.I." y "Caso abierto" (compartiendo con ésta última protagonista), pero por mucho que uno se quiera poner en plan Sherlock Holmes, la auténtica baza de este tipo de película (por favor, sale LL Cool J) es siempre la tensión, el thriller y el suspense, y en último caso el "whodunit"(aquí ni hay explicación final de cómo se hizo, clave del "whodunit"). Mientras la trama no sea escandalosamente chapucera, uno siempre puede hacer la vista gorda.

Como puntos positivos a su favor tiene el hecho de que una historia basada en el "quién lo hizo" parece que resulta más interesante si además está protagonizada por profesionales del "quién lo hizo". Es verdad que podían haber sacado mucho más jugo al tema, y convertir la película en un remedo psicoanalizante tipo "El silencio de los corderos", pero es que también había que meter la ración de patadas para aquellos que no saben ir al cine sin que haya unas buenas bofetadas de por medio, y no había tiempo para todo. La película pone una vela a Dios y otra al Demonio, y luego sale todo el mundo escaldado en vez de apreciar el punto de equilibrio que consigue entre todas las demandas. Y es que el filme entretener, entretiene. No se hace aburrido, tiene cierta tensión, y las escenas de acción tampoco empachan. Además, incluso hay una cierta originalidad en alguna de las muertes, (aunque otras se piense que están muy merecidas por ser tan bobalicona la víctima). Renny Harlin es un director minusvalorado, y tampoco entiendo el por qué. Es un profesional de la acción muy competente y algún día "La isla de las cabezas cortadas" perderá ese aura de peli maldita, porque tampoco es para tanto.

El reparto también es digno de comentar. Para empezar dos estrellas, Val Kilmer y Christian Slater (el primero bastante más que el segundo, y en camino de ser Gene Hackman 2, un guest star de lujo). También hay un rapero con nombre farragoso y ojos de muñeca rusa, LL Cool J. Una venezolana que yo entiendo que pueda resultar atractiva, pero que a mí me parece de plástico, especialmente sus ojos, que parece que se los han pegado en la cara con superglue, Patricia Velasquez. Una rubia a punto de encasillarse como criminalista y con demasiados polvos en la cara, Katrhyn Morris; un superviviente de "Trainspotting", Sick Boy también conocido como Jonny Lee Miller, y un tipo, Clifton Collins Jr. que probablemente jamás conseguirá besar a nadie con sensibilidad en los labios. Todos cumplen.

Lo dicho. Merece la pena para pasar una tarde entretenida de fin de semana, salvo que se sea agente especial de la policía municipal con un alto sentido del rigor profesional. Recomendada para los que de pequeños marcaban con tinta invisible el sacapuntas y para todos aquellos que tienen labios.

Puntuacion