Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Spy Kids 3D: Game Over

Duración

84min

Dirección

Robert Rodríguez

Guión

Robert Rodríguez

Reparto

Antonio Banderas, Carla Gugino, Alexa Vega, Daryl Sabara

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Spy Kids 3D: Game Over
Autor: malabesta
Fecha: 21/08/2004.
Póster Spy Kids 3D: Game Over

Spy Kids 3D: Game Over

Digerido por malabesta

Para todos aqueloos que creían que lo del cine en tres dimensiones era cosa de los ochenta, Robert Rodríguez vuelve a la carga con los niños espía. Esta vez, como anuncia el título, en relieve. Aunque vista la película, más que tres dimensiones parecen dos dimensiones y media.

La película narra las aventuras de Juni Cortez (Daryl Sabara), benjamín de una larga saga de super-espías, cuando trata de rescatar a su hermana de las garras del Fabricante de Juguetes, villano interpretado por Silvester Stallone, que a través de un videojuego, en el que Carmen Cortez (la hermana, interpretada por Alexa Vega) está atrapada, intenta hacerse con las mentes de todos los niños del mundo. La cosa no da para mucho, y la película viene a durar una hora y cuarto.Pero no se pueden ni imaginar lo larga que se hace.

Para empezar, Daryl Sabara, protagonista, es incapaz de actuar. Hay buenos actores, actores normales y actores malos. Pero lo de este niño es clínico. Aparte de moverse como si le apretasen mucho los pantalones, sus expresiones faciales parecen de Pepe Viyuela, y por lo general llevan unos segundos de retraso con respecto al resto de la película. Silvester Stallone tiene el multipapel del antagonista, que muy al contrario de lo que dicen los que entregan los premios Razzie, es el mejor de la película. Claro que teniendo en cuenta el nivel de los demás, a lo mejor no andaban tan desencaminados.

Luego tenemos la historia, que más que para niños parece para débiles mentales, está absolutamente descompuesta y todas las situaciones de riesgo o emoción se resuelven de manera chapucera e incluso estúpida. Luego está el tema de que a lo largo de las dos entregas anteriores, la saga ha ido acumulando secundarios de más o menos lujo: Antonio Banderas, George Clooney, Salma Hayek, Danny Trejo, Alan Cumming, Steve Buscemi, Cheech Marin y un montón más. Sumados algunos nuevos como Elijah Wood, resultan en que la película se pare a cada momento para que cada uno de ellos tenga sus treinta segundos de gloria, haciéndola aún peor.

Pero eso no es lo peor de todo. No siendo poco unas actuaciones lamentables, un guión abominable y una dirección de discopub, lo peor es que las gafas lastiman.

Recomendada para tostadoras, y enseres de cocina en general. Puntuacion