Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The chronicles of Riddick

Duración

115min

Dirección

David Twohy

Guión

David Twohy

Reparto

Vin Diesel, Colm Feore, Alexa Davalos, Judi Dench, Thandie Newton, Karl Urban

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Las crónicas de Riddick
Autor: malabesta
Fecha: 25/08/2004.
Póster Las crónicas de Riddick

Las crónicas de Riddick

Digerido por malabesta

Aunque la posibilidad de ver una película de Vin Diesel es un hecho que infunde terror en el corazón de los más prestos, "Las crónicas de Riddick" llega a nuestras pantallas precedida de ciertos rumores que indican que puede no ser tan mala como aparenta. No se dejen engañar.

A la cola de las trilogías se apunta este producto realizado con no otro objetivo que la resurrección y posterior engrandecimiento, si fuese posible, de la carrera del protagonista, que curiosamente también produce. A partir de un personaje de "Pitchblack", película que parece que se engrandeció póstumamente gracias a las estanterías de los videoclubs, David Twohy (director y guionista también de la anterior) escribe y dirige este subproducto de la épica espacial que plagia (homenajea pondrá en las revistas de cine) con igual desparpajo "Star Wars" que "Conan", "Dune" que "El señor de los anillos".

La historia es simple, pues no olvidemos que como primera de tres, básicamente nos pone en situación y nos presenta a los personajes. Riddick, matón convicto interpretado por Vin Diesel, vive tranquilamente en un mundo helado cuando su paz es turbada por unos cazarrecompensas, de los que se deshace alegremente. Harto de que lo persigan, se va a buscar al que pone precio a su cabeza, lo que le lleva a topar con los Necromongers (poco agraciado nombre), un imperio espacial fascista que se dedica a destruír planetas allí por donde va. Curiosamente, y de todo el universo, Riddick es el único que puede acabar con su líder, Lord Marshall (interpretado por el eterno malo Com Feore). Entre todo esto, reaparece Jack, otro de los supervivientes de "pitchblack", que ahora se ha transformado en una atractiva mujer, Alexa Davalos.

El guión tiene dos grandes problemas: el primero es que no se molesta en presentar demasiado el complejo mundo en el que se desenvuelve la historia, así que uno está ligeramente perdido entre nombres de razas, planetas y ejércitos. El otro es que es todo una excusa para que Vin Diesel aparezca el mayor tiempo posible en pantalla, luciendo el mayor número de músculos y/o venas posible y con el mayor lucimiento acrobático. Además su personaje ejercita el humor de "punch line", tan resultón con Harry el sucio o Bruce Willis en cualquiera de sus encarnaciones, con ese aire de los duros irónicos, pero que en esta ocasión alcanza poco éxito.

Por otro lado, la estética, siguiendo el dictado de la más rabiosa actualidad, se apunta al estilo del steam-punk propio de producciones como "Van Helsing" o "La liga de los hombres extraordinarios", pero esta vez con dos diferencias. Por un lado no hay mucho steam y por el otro el barroquismo habitual aquí se recarga hasta la epilepsia, con unos malos que decoran todos sus pertrechos con pinchos, caras, barbudos y gente retorciéndose a miles, dignos de la más lucida túnica de Rappel.

El reparto al contrario de lo que se podría pensar, luce muy bien, porque escogido un grupo de actores al azar, incluso españoles, todos parecerán genios de la interpretación al lado de Vin Diesel, que parece el David de Miguel Ángel. A mayores de los mencionados anteriormente, aparece también Judi Dench, en otro de sus papeles rápidos, pero por el que no creo que se gane muchas nominaciones.

Si la película debería abrir boca para el resto de la trilogía, lo consigue, en forma de gritos de pavor que uno da cuando sale del cine. Recomendada para fanes muy fanes de la ciencia ficción, decoradores de prostíbulos y admiradores (si es que existe alguno) de Vin Diesel.

Puntuacion