Ficha

País

UK, Francia

Año

2003

Título original

Young Adam

Duración

93min

Dirección

David Mackenzie

Guión

Alexander Trocchi, David Mackenzie

Reparto

Ewan McGregor, Tilda Swinton, Peter Mullan, Emily Mortimer

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Young Adam
Autor: bronte
Fecha: 04/09/2004.
Póster Young Adam

Young Adam

Digerido por bronte

No es verdad que en "Young Adam" sólo haya sexo. Puedo certificar notarialmente que al menos hay 15 minutos de diálogos. Además se aprende mucho con esta película. Por ejemplo, con este filme se puede aprender que en los años cincuenta en Escocia, la ropa interior era un invento totalmente desconocido. Y el saber no ocupa lugar. La ropa interior, sí.
También se puede aprender que es absolutamente esencial que cuando un desconocido entre en casa, esté una totalmente desnuda, bien a la vista, haciendo sus abluciones semanales (en el caso británico; ya sabemos que los españoles somos más asiduos para esas cosas). O que, si hay alguien durmiendo en la habitación de al lado, separadas las estancias mediante paredes con rendijas, es absolutamente necesario dedicarse al fornicio, que cunde más si hay público. En todo caso, no sé a que viene este mito del pueblo británico como reprimido y mojigato. Aquello era Sodoma y Gomorra.

Bien es verdad que Ewan McGregor en esta película agrada a la vista, pero eso es una cosa, y otra muy diferente que allí donde ponga el ojo, ponga la bala. Metafóricamente hablando. Aunque ya puestos, también hay una muerte de por medio. En realidad, la película empieza con el hallazgo del cadáver de una mujer en el agua. Luego sigue con sexo, mucho sexo. Sexo con muchas mujeres. Sexo con todas las mujeres que aparecen, aunque sea distraidas, en plano. Y flash-backs y flash-forwards. En realidad, la película va y viene para contarnos la historia de un hombre que tiene una novia que no sabe nadar, que la deja, que se pone a trasladar carbón en una barcaza, con una familia con un hijo (cuya madre se beneficia, obviamente), y que luego se beneficia a otra. Y otra. También hay un juicio con víctima inocente.

Otro de los aspectos que es importante reseñar es la mugre que hay repartida por toda la película, y habrá que alabar cómo el autor ha conseguido reflejar esa sensación de sordidez y porquería. Lástima que su historia no llegue a importarle mucho a nadie. La verdad es no queda nada claro quién es el tal Adam, ni por qué actúa como actúa, ni por qué todos los demás se comportan como se comportan. Nada está hondamente explicado, o puede que más bien, nada tenga una motivación mínimamente profunda.
En todo caso, se ha sabido plasmar el lascivo ambiente que colma la obra de Trocchi, en la que los personajes se dedican a dar alegría al cuerpo sin otro objetivo, más que nada porque son personajes incapaces de dotar a su vida de cualquier tipo de sentido. Una película lenta en su desarrollo, que sin embargo, tirando al final se precipita, y más bien parece un telefilme de sobremesa sobre caso judicial, que algo acorde con la mugre y el sexo que hemos venido presenciando hasta ese momento. Y tengo que decir además, que acompañados los últimos minutos por una música bastante fea. Ewan McGregor en los estertores de la película se cree eso de ser un psicópata y empieza a deleitarnos con unas miradas que se ha ahorrado el resto del metraje. Tilda Swinton no tiene problemas con su cuerpo.

Yo creo que todo el mundo se puede hacer una idea sobre qué tipo de película es "Young Adam". A los que les guste este corte de filme, no saldrán decepcionados. No sufragarán un espectáculo de fuegos artificiales para celebrarlo, pero saldrán relativamente contentos. A los que no les gusten las películas pretendidamente existencialistas que pidan ser evacuados inmediatamente.

Recomendada para gente que encuentre atractiva la roña debajo de las uñas. Y para todos aquellos que quieran ver un desnudo frontal de Ewan. Que si esa es su máxima aspiración, no sé si les compensara tragarse una película que no les va a gustar, por tan poca cosa. Bueno, por tan mediana cosa. Puntuacion