Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Raising Helen

Duración

119min

Dirección

Garry Marshall

Guión

Patrick J. Clifton, Beth Rigazio, Jack Amiel, Michael Begler

Reparto

Kate Hudson, Joan Cusack, John Corbett, Hector Elizondo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Mamá a la fuerza
Autor: bronte
Fecha: 11/09/2004.
Póster Mamá a la fuerza

Mamá a la fuerza

Digerido por bronte

Las cosas cuando están bien hechas casi pasan desapercibidas. Hace falta que estén ultrajantemente hechas, o que tengan algún rasgo sobresaliente para que reparemos en ellas. Eso es más o menos lo que le pasa a "Mamá a la fuerza". Es una película bien hecha, pero tan formulísticamente bien hecha que no creo que nadie se la enmarque para ponérsela en la mesilla.

Al fin y al cabo, con la batuta en la mano está Garry Marshall, que no sólo es el hermano de Penny, sino que además tiene en su haber películas celebérrimas como "Pretty woman", y otra que a mí me cayó especialmente bien, que es "Novia a la fuga". Esto no quiere decir en absoluto que en "Mamá a la fuerza" también nos vayamos a encontrar a Richard Gere y a Julia Roberts, aunque lo pudiera parecer. Aunque eso sí, sale Hector Elizondo, el que hacía de director del hotel en la primera película citada, y que parece que si no fuera por el buen Garry, no podría sacar a su familia adelante, porque han colaborado nada más y nada menos que en 14 filmes. Se deben profesar una gran amistad, pero el caso es que no le da un protagonista ni de broma.

La protagonista en este caso es Kate Hudson, que a mí siempre me pareció que abusaba más de su sonrisa que su dueño de Kunta Kinte, pero bueno, no sé si es que ella ha mejorado o que ya nos la han metido tanto con calzador, que una acaba acostumbrándose y hasta voy a decir que en esta peli está bastante bien. Aunque a mí me sigue teniendo cara de niña y me chirría un poco verla metida en semejante berenjenal. Claro que nada comparado con que la pretenda un cura. Bien es cierto que es un pastor luterano, pero aún así da cierta grima oirle decir "Soy un sexy hombre de Dios y lo sé". Una se debate entre la vida y la muerte, porque lo cierto es que la frase está bien. Tiene garra, tiene empuje, como diría José Luis Moreno, pero claro, cuando le ves el alzacuellos, se te erizan los "vellos".

También está por ahí haciendo competencia Joan Cusack, que qué vamos a decir de esta mujer. Esté donde esté, está bien. Y en esta película hace un papel realmente efectivo y cargado de una gran humanidad. Claro que todos están cargados de humanidad, y eso no quiere decir que aparezca John Candy (lo cual daría además un poco de miedo). Me refiero más bien a que esa es la receta de este tipo de película: momentos amables de humor, aderezados con cierta emotividad con la que todos nos podemos sentir identificados. Se puede hacer esta misma película con menos emoción y más gags, o con muchos menos gags y más emoción. Digamos que ésta se encuentra en el punto intermedio, que como decía Aristóteles es donde está la virtud. Ahí queda eso.

Por si alguien aún no se ha percatado a la vista del título en español (siempre tan explicativos), la trama va de una superejecutiva que de pronto tiene que hacerse cargo de unos niños que no son suyos (esta historia nos suena a todos), y a partir de ahí, situaciones cómicas, ella madura, los niños maduran, Hector Elizondo madura... Está especialmente recomendada para públicos familiares porque esa es la mejor calificación que se le puede dar. Increíblemente, cuando los niños rompen algo en la cocina, Kate Hudson no suelta ningún taco, y ese es un buen indicativo sobre el género de película que tenemos entre manos. Y tengo que decirlo, Helen Mirren sale aquí fantástica, pero a John Corbett, el pastor, se le está poniendo cara de empanada.

Recomendada para detractores del Replay, y para fanáticos de la empanada, claro. Puntuacion