Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Man on fire

Duración

146min

Dirección

Tony Scott

Guión

Brian Helgeland

Reparto

Denzel Washington, Dakota Fanning, Marc Anthony, Radha Mitchell

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El fuego de la venganza
Autor: bronte
Fecha: 2004-10-07.
Póster El fuego de la venganza

El fuego de la venganza

Digerido por bronte

Habrá a quien le guste "El fuego de la venganza" y a quien no le guste, y todos tendrán derecho a mantener su opinión. Pero si de algo sirve esta película es para entender por qué la cinematografía americana es la primera del mundo. Es tal la profesionalidad técnica y humana que "Man on fire" destila, que aunque sólo sea por eso merece la pena tragarse el sadismo de algunas escenas.

No ofrece nada nuevo esta película: tan sólo una excelente relación calidad-precio. Todo aquel cinéfilo que sepa qué es lo que va a ver, no sólo no saldrá decepcionado, sino que puede incluso que el filme rebase sus expectativas. Se encontrará una vez con Denzel Washington (Creasy) ejerciendo de profesional de las fuerzas de seguridad, aunque esta ocasión sea un marine renegado, con una culpa (desconocida por el espectador) que purgar, y que después de ir dando tumbos por el mundo, alcoholizado, acepta ser el guardaespaldas de una niña rica en Méjico D.F. La película oscila entonces entre dos líneas argumentales básicas, por un lado el sacrificio, sacrificio desarrollado principalmente en la búsqueda de la niña secuestrada, y por otro lado la impartición de justicia, obviamente de manera paralela a los cauces legales.

Y es que el Méjico reflejado en "El fuego de la venganza" parecerá a los "enterados" un sucio invento estadounidense, y sin embargo, el retrato responde a una realidad innegable. Es Méjico el lugar del mundo que encabeza la lista de países donde se dan secuestros, y es Méjico también un país tristemente conocido por la corrupción contumaz de sus instituciones públicas, por lo que es radicalmente imposible el contar con ellas para rendir tributo a la justicia. Con ese panorama, Creasy se cree obligado a iniciar una venganza despiadada dónde todo el mundo tiene las manos manchadas de sangre. Y más que mancha él con sus expeditivos métodos, muy desagradables en todas las ocasiones.

Sin embargo, no es la historia, o el trasfondo de la historia lo realmente interesante de esta película, porque ni se nos descubre nada nuevo, ni la estructura hace gala de una gran innovación, limitándose a repetir el modelo "Harry el sucio", sino que es el envoltorio el que merece la pena ser comentado. No le enseñaré a nadie un nuevo mundo si hablo de la afición de Tony Scott al montaje clipero, o de su gusto por jugar con la imagen, pero lo que merece la pena destacar es el efecto que ello pueda tener en el espectador. Cuando uno se abandona a este tipo de película, y quiere entrar en la historia, casi se puede percibir como el corazón va latiendo al compás del corte y pegado de cada plano. Y en la banda sonora, unos diálogos contundentes que no se averguenzan de serlo. Y no me refiero sólo a las frases lapidarias, sino a la manera en que por ejemplo, hay escenas de tortura se mantienen con el único apoyo de Denzel hablando casi en monosílabos. Parabienes de paso para Pere Molina, doblado habitual de Washington, que no sólo tiene un timbre precioso, sino que además su trabajo jamás desmerece del original.

Además, Denzel Washington, aunque muy encasillado, responde brillantemente a este tipo de personajes duros pero al mismo tiempo con una dolencia interior que tienen que superar, y en este caso, casi se puede decir que se supera de largo. Dakota Fanning, (también encasillada como niña secuestrada) luce asimismo una gran interpretación, y Marc Anthony, aunque no desentona está mejor cuando canta. Un thriller testosterónico, pero adornado con la suficiente madurez como para contentar a un público adulto que quiera ver una película testosterónica. Mickey Rourke, que también sale, acaba perdiendo la parte que peor le quedó en el quirófano, afortunadamente.

Recomendada para todos aquellos que dicen tacos mientras conducen.

Puntuacion