Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

A shark tale

Duración

90min

Dirección

Bibo Bergeron, Vicky Jenson, Rob Letterman

Guión

Rob Letterman, Damian Shannon, Mark Swift, Michael J. Wilson

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El espantatiburones
Autor: sensillo
Fecha: 08/10/2004.
Póster El espantatiburones

El espantatiburones

Digerido por sensillo

En el universo audiovisual hay por lo menos dos verdades inmutables. La primera es que los afroamericanos (¿se siguen llamando así?) son los andaluces de América: unos bocazas muy graciosetes que están todo el día de cachondeo. Eso es así por lo menos desde los comienzos de Eddie Murphy. La segunda gran verdad es que los homosexuales son unas locazas de buen corazón, y es muy divertido y gracioso hacer espectáculo sobre ello. No se si alguien se sentirá indignado, pero lo que sí que esta claro es que son dos clichés que a estas alturas resultan ya muy cansinos. Éste resulta ser el tándem protagonista de la aventura submarina de los creadores de “Shreck”.

“El Espantatiburones” es el título de la hasta ahora último largometraje de animación tridimensional por ordenador de la compañía de George Lucas. A veces parece inevitable comparar con otras películas del mismo formato, aunque no tengan mucho más en común que el diseño informático. En este caso, además, difícil es no aludir “Buscando a Nemo” de Pixar, también de pececitos. Una vez más, parece que las crean a pares. Si tomamos como referente “Shreck”, ya que lo mencionan en su publicidad, el resultado es bastante decepcionante.

Como primera aproximación, si se imaginan una película como “Shreck”, pero protagonizada por Asno, se harán una idea de lo que es “El Espantatiburones”. Lo peor de todo es que a su incontrolable verborrea se le añade el hecho de que parece dudar de la potencia del sonido THX. Casi todos los personajes gritan mucho, como si quisieran ser atendidos por los sordos de la sala contigua, y en general es una película bastante agresiva con el oído. Es posible que parte de la culpa la tenga el doblaje mediterráneo que aquí le han puesto. Y no sólo es cuestión de volumen, sino más bien de tono. Si realmente nos gustase escuchar gritos, compraríamos más verdura en la plaza. El pez protagonista es aquí doblado por el portero de la tele, que en algún momento no puede evitar decir eso de “un poquito de por favor”. El resto del equipo de doblaje está más o menos al mismo nivel de profesionalidad.

El guión, bastante previsible, intenta entretener a lo más pequeños al mismo tiempo que juega con guiños hacia un público más adulto. Entre esos guiños, no faltan las ya habituales e inevitables referencias a películas célebres, recurso que no sé cuánto tiempo más aguantará teniendo algo de gracia. Pero el principal lastre del guión lo tiene una historia demasiado subordinada al continuo aluvión de chistes, y no al revés. Éstos terminan cortando de manera continua la narración, impidiendo la necesaria fluidez, y hacen fatigosa una película que no debería serlo. No obstante, hay más de una broma divertida, dentro de ese empeño en que todas las ocurrencias quedaran reflejadas en el montaje final y ningún guionista se viera agraviado.

A nivel técnico se mantiene con dignidad, aunque sigue sin acercarse al nivel de artesanía de los dibujos de Pixar, que en este sentido lideran claramente el mundillo de la animación por ordenador.

En definitiva, una película que pasará sin pena ni gloria entre otras que sin duda serán mejor recordadas, y a la que no se le ven mayores pretensiones que aprovechar el tirón en taquilla de la moda del momento. Con todo lo que se espera de ella, incluido el número musical final.

Recomendada para los amantes del sushi y amigos del pescado con pluma.

Puntuacion