Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The forgotten

Duración

96min

Dirección

Joseph Ruben

Guión

Gerald Di Pego

Reparto

Julianne Moore, Gary Sinise, Christopher Kovaleski, Dominic West, Alfre Woodard

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Misteriosa obsesión
Autor: bronte
Fecha: 23/10/2004.
Póster Misteriosa obsesión

Misteriosa obsesión

Digerido por bronte

El título inglés de esta película es bastante mejor que el español, como suele ocurrir. Este sensacionalista y enfático "Misteriosa obsesión", sustituye a un limpio y contundente "The forgotten", lo que viene queriendo decir "Los olvidados". ¡Qué olvidados de la mano de Dios aquellos críticos que han de ver películas semejantes! ¡Qué descansada vida la de aquel que cual cristal por el que pasa el rayo de luz sin mancharlo ni romperlo es capaz de salir del cine y si te he visto no me acuerdo! Bueno, no es tan mala. Pero sabiendo lo que ahora sé, si por mi fuera, no hubiera ido a verla. Agradézcanselo a este sistema consumista que nos obliga a trabajar para tener dinero para poder ir al cine.

Lo primero que llama la atención en este filme es lo muchísimo que se parece su música a la de "El sexto sentido", cosa bastante inexplicable si tenemos en cuenta, que el compositor de ésta, James Horner, no es mismo de aquella, James Newton Howard, aunque a alguien con estigmatismo galopante se lo pudiera parecer. Y sobre todo si se tiene en cuenta que James Horner es el autor de bandas sonoras tan dignas como las de "Troya" o "Beautiful mind". Pero vaya, será casualidad. También debe de ser casualidad que por ahí se haya oído que esta película quiere ser un "Séptimo sentido", porque vamos, no se le parece ni en el forro de los cajones; ese papelillo que ponen las abuelas en los cajones, sí, para que la ropa no esté en contacto con la madera. Ese mismo.

Pero no es que "Misteriosa obsesión" sea un "Sexto sentido" fallido. Es que no se le parece en nada. De nada. La estructura tan original de áquella, aquí es sustituida por una típica historia de persecución en la que los malos son los de siempre, y los buenos, los de siempre. No digo quienes son los malos por no decirlo, pero añadiré, que lo que en ocasiones es homenaje al género (el que los malos sean siempre los mismos), en otras suena a repetición, poca originalidad y en general bastante falta de imaginación. Aquí lo único minimamente original es el petate que origina toda la historia. Pero ésta está tan mal desarrollada y planificada que la cosa no queda nada lucida. La manera en que Julianne obtiene su prueba es lamentable. Nadie se puede imaginar un fallo así en semejante megaconspiración planetaria. Pero más que mal desarrollada, lo que está es tópicamente desarrollada. Esta película es tan igual a todas las demás, que cuando el malo está a punto de descubrir donde están escondidos nuestros protagonistas, alguien le llama y se da media vuelta. Siempre igual.

Lo de los actores es otro capítulo. A mí nunca me ha gustado mucho Julianne Moore. Básicamente por esa misteriosa obsesión que tiene con mantener continuamente la boca entreabierta con lo que de incómodo y artificial tiene. Pero es que en esta película, la verdad es que ya pega bastante poco. El segundo en discordia es Dominic West, al que ya habíamos visto en "La sonrisa de Mona Lisa", y que en esta aún sale más feo. Además, también tiene problemas a la hora de cerrar la boca, así que confíamos en que el cattering de esta película no estuviera basado en sopas de ajo. Se salvan por ahí Gary Sinise, que siempre suele estar bien, y Alfre Woodard, una actriz que jamás falla.

Todos aquellos que sientan miedo, o sobresaltos en esta película, posiblemente será debido a que no tienen todas las cuentas claras con hacienda, y que no están sordos y aprecian los golpes de música aterradores que ponen ahí para que se asusten. Así que recomendada a todos aquellos que tal y como está la televisión, reclaman un programa propio para Tristan Baker. Puntuacion