Ficha

País

España

Año

2004

Título original

Crimen ferpecto

Duración

105min

Dirección

Álex de la Iglesia

Guión

Jorge Guerricaechevarría, Álex de la Iglesia

Reparto

Guillermo Toledo, Mónica Cervera, Luis Varela, Fernando Tejero

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Crimen ferpecto
Autor: sensillo
Fecha: 27/10/2004.
Póster Crimen ferpecto

Crimen ferpecto

Digerido por sensillo

Lejos queda aquella “Acción mutante” con la que Álex de la Iglesia debutaba en el largometraje y aún se encuentran abundantes vestigios de ese humor tan cafre en este mordaz “Crimen ferpecto”, en forma de tics de los que no sabe, o más bien no quiere, deshacerse el director “friki” por antonomasia del cine español. Aún sin rehusar a algún que otro eventual brochazo exagerado y superfluo, éstos no llegan a emborronar esta comedia de humor negro con más de un momento realmente divertido. Y humor negro es lo que ofrece y en cantidad. De la Iglesia está de suerte porque es algo que se cotiza muy bien, sin ser mejor ni peor que el humor blanco, del que todos somos demasiado machotes para admitir que también nos gusta, o que el humor verde, de capa caída aquí desde que Esteso y Pajares no trabajan juntos y tiene que ser importado en forma de “American Pie”...bueno, probablemente el humor verde haya tenido peor suerte en el cine.

“Crimen Ferpecto” cuenta en primera persona y con abundante voz en off la caída en desgracia de un cínico y materialista vendedor cuyo sueño en la vida es llegar a reinar en su banal universo encerrado en la planta textil de unos grandes almacenes. Los primeros minutos de la película se dedican a presentarnos al protagonista y su mundo. La presentación es una parte crucial en toda historia que merezca ser contada, y el buen narrador sabe que es en esta parte donde realmente se la esta jugando, viéndose obligado a convencer al espectador de que lo que va a presenciar merece la pena. Álex de la Iglesia, ahí donde lo tienen, no se chupa el dedo, pero se le nota un poco falto de confianza en esta parte y con excesivas ganas de demostrar en cada plano lo guay que es. En cualquier caso, su exceso de zalamería para con su espectador fiel es bastante llevadero, no faltan detalles con cierto ingenio y, sobre todo, el efecto es mucho mejor que el que consiguen aquellos realizadores que más que agradar parece que pretendan dar una patada en la ingle. Una vez hecha la presentación del personaje, en singular porque ésta no es una película coral como su antecesora “La Comunidad”, parece que el autor gana arrestos y guía la película con mayor firmeza y decisión, evitando lo que sería un visionado agotador.

Quede patente en esta página mi extrañeza por la elección del actor protagonista. Confieso que el muy frecuente trasiego de actores de la pequeña a la gran pantalla es algo que me suele dejar bastante descolocado, seguramente por mi poca afición a la pantalla chica. Así, el familiar rostro que ha compartido cena con tanta gente en el salón de casa parece que pueda encarnar ya cualquier papel asimilable al conocido por la tv. Es fascinante y al mismo tiempo aterrador el poder de un invento que consiga que tanta gente no se cuestione a Guillermo Toledo en el papel de un sofisticado seductor. Desde luego, es obvio que hace ya muchos años que el cine español ha renunciado a fabricar un star system dotado de eso que llaman glamour.

“Crimen Ferpecto” azota una vez más el consumismo y nos devuelve al escenario de grandes almacenes y villancicos que tanto gusta a su director, como ya nos demostró en “El día de la Bestia”. Es éste un discurso que siempre cae bien a pesar de que a todos nos guste consumir y nos fascinen esas escenas de las películas de zombies en la que los protagonistas, refugiados en un supermercado, cogen todo cuanto quieren mientras nosotros salivamos las butacas. Aún así, y pese a un desarrollo un tanto irregular, consigue ser divertida. Por una parte, hay una parte de nosotros que disfruta viendo caer al triunfador, y por un momento notamos el coyote se toma por fin justa revancha con el correcaminos. Por otra parte, queremos ver como se ejecuta el ferpecto plan. Encontrar un guión de una película española en la que los detalles no parezcan dejados al azar, a la chapuza o al “spanish procedure”, sino que vayan encajando todos y trabajando conjuntamente para culminar en un final, que es una tontería, dicho sea de paso, es algo ya tan sorprendente y revolucionario que dan ganas de cambiar de religión y replantearse la existencia.

Recomendada para quienes rebuscan entre las rebajas del subvencionado cine español, esperando encontrar algo menos malo.

Puntuacion