Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Coffee & cigarettes

Duración

95min

Dirección

Jim Jarmusch

Guión

Jim Jarmusch

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Coffee & cigarettes
Autor: malabesta
Fecha: 31/10/2004.
Póster Coffee & cigarettes

Coffee & cigarettes

Digerido por malabesta

Extraño producto el que Jim Jarmusch nos arroja a la cartelera. Si bien su filmografía destaca por ser muy off, tanto va el cántaro a la fuente que bueno, acaba produciendo una película en la que se unen once conversaciones cuyo único punto en común es la presencia de café y cigarros en la mesa.

"Coffee & cigarettes" es el resultado de diecisiete años (nada menos) de lo que parece reciclaje de cintas que le sobraban a Jim Jarmusch y que decidió llenar con absurdos diálogos de aquellos personajes que le caían en gracia. Un buen día, las sacó de la bolsa de supermercado en la que seguramente las guardaba, las unió, les puso un póster y hala, a ver mundo. Después de haberla visto, todavía me pregunto cuál era el objeto de la misma (dejando de lado el ganar dinero, que mucho no hará, pero teniendo en cuenta lo que habrá costado...), y por otro lado a qué mente diabólica se le ha ocurrido distribuirla.

Actores hay muchos, entre ellos Cate Blanchett, Roberto Benigni, Steve Buscemi, Alfred Molina, Bill Murray, etc. en actuaciones que varían de lo lamentable (Buscemi) a lo olvidable (Blanchett), a excepción quizá de Murray, que salva los platos de una manera mínimamente honrada y honrosa. Y de Roberto Benigni, que abre la obra y hace que a los cinco minutos uno ya tenga ganas de irse del cine. Mucha de la culpa es sin duda de lo absurdo y hueco de sus papeles, con diálogos que yo deseo que sean olvidables para que no me persigan el resto de mis días. También se pasean por ahí Iggy Pop y Tom Waits, para supuesto deleite de fans, porque su capítulo no da para más que la audición de la grave voz de Waits, aquellos que la vean en versión original.

Y que decir de la dirección. Pues más o menos está al nivel de las cámaras de vigilancia de tráfico. Enfocan a los personajes de manera estática, de vez en cuando a sus tazas de café y poco más. Está rodada en blanco y negro, que le da como un aire más bufandesco (y es más barato), con gran abundancia de gafas de pasta.

En fin, poco más se puede decir de una película que abusa de la paciencia del espectador en todo momento. Recomendada para nadie.


Puntuacion