Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Melinda and Melinda

Duración

115min

Dirección

Woody Allen

Guión

Woody Allen

Reparto

Radha Mitchell, Will Ferrell, ChloŰ Sevigny, Jonny Lee Miller, Amanda Peet

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Melinda y Melinda
Autor: malabesta
Fecha: 02/11/2004.
Póster Melinda y Melinda

Melinda y Melinda

Digerido por malabesta

Como todos los otoños, empiezan a llegar los turrones, los anuncios de juguetes, ya es otoño en los grandes almacenes del triángulo verde y estrena película Woody Allen. Y no se sabe si por gracia o por manía, la estrena antes en España que en ningún sitio. Ésta vez, se ha puesto las pilas y nos trae un producto que alcanza altos niveles de gafapasta, que sin duda triunfará en Francia. Es por esto que es nuestro deber advertir al resto del mundo.

La historia nace de la vida real, de la gente de a pie. Un grupo de amigos discute una sobremesa, en un restaurante, si la esencia de la vida es drama o comedia. El caso es que en medio de tales lides, uno de los comensales decide terciar para contar una anécdota que un amigo de un amigo de él le contó a su vez. Dicho cuento será al momento transformado en drama o comedia según el debatiente de turno, pero básicamente narra las aventuras de Melinda, una mujer que acaba de salir de un fracasado matrimonio y se presenta de improviso en la cena de gala de unos amigos/vecinos. A partir de ahí los enredos amorosos se crean, transforman y destruyen con el tono pertinente al narrador. Así, una de las ramas tira hacia los productos más lacrimógenos de Allen (como "La otra mujer") y la otra hacia sus peores comedias de enredo. Muy lejos queda ya el director de "Bananas" o el escritor de "Cómo acabar de una vez por todas con la cultura". Sólo en ocasiones breves y contadas brillan esos ramalazos de genio que le dieron el nombre que tiene. En resumen, se trata de salir de la sartén para caer en otra sartén más grande.

Estéticamente es el n-ésimo producto Allen, más de lo de siempre: NYC, swing, jazz, chaquetas de pana. Largos planos en concordancia con el desarrollo de la película, a golpe de diálogo. Casi lo mismo se podría decir de los actores: todos se esmeran para no decepcionar al director. Radha Mitchell dobla muy bien sus papeles, consiguiendo que cada uno de sus polares personajes no influya sobre el otro, labor difícil. Aunque quiza la Melinda, digamos que del lado oscuro, es un poco afectada de más, cayendo rápidamente al exceso de tics y gestos neuróticos. Luego tenemos a Will Ferrell, que suponemos intenta dar un giro a su carrera hacia papeles más profundos, pero que parece el último clasificado en un concurso de imitadores de Allen. En la mesa de los que discuten, vemos brevemente a Wallace Shawn, el eterno siciliano de "La princesa prometida", interpretándose a sí mismo, pues en la vida real también es un conocido dramaturgo, aunque no sabemos si es su costumbre aburrir hasta las lágrimas a sus invitados con monólogos sobre la inherente comedia que tiene la vida.

Quizá lo que realmente maldiga a la película es ese planteamiento en exceso ambicioso de intentar hacer dos películas en una, transformando una historia en dos. A veces más que una producción de cine parece un ejercicio de teoría del relato, al que por cierto yo no pondría más de un seis.

En resumen, una pretenciosa película recomendada solo para intelectuales bufanda negra, tercer dan. Puntuacion