Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Shall we dance?

Duración

106min

Dirección

Peter Chelsom

Guión

Audrey Wells

Reparto

Richard Gere, Jennifer Lopez, Susan Sarandon, Stanley Tucci, Mya

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de ┐Bailamos?
Autor: bronte
Fecha: 03/11/2004.
Póster ┐Bailamos?

┐Bailamos?

Digerido por bronte

Cuando vi “Shall we dansu?”, el original japonés en el que este "¿Bailamos?" se basa, lo primero de lo que me di cuenta es de que practicar bailes de salón en Japón, viene equivaliendo a lo que es aquí pegar a un padre. Por eso una vez más me alegro mucho de vivir en esta lado del mundo. Aparte de eso, no entiendo a qué viene alabar tantísimo aquella y despellejar tantísimo a ésta. Es verdad que en la japonesa los personajes resultan más entrañables, más tiernos, y en general dan más pena; pero aparte de eso, es más larga, más lenta, más estática, y las motivaciones de los protagonistas o brillan por su ausencia, o si existen son un tanto pobres o rebuscadas. Así que tal aceptación del original sólo se puede entender en relación a ese aire paternalista que solemos tener los occidentales con todo lo que no somos nosotros y que nos lleva a validar en no pocas ocasiones auténticas castañas. Que no digo que sea el caso.

Es cierto que este "¿Bailamos?" tiene un fallo garrafal insoslayable, y se llama Jennifer López. La bendita se pasa la película tan afectada que parece que tiene perennes ganas de ir al servicio. Yo ya no sé que recomendarle a esta buena mujer que haga, porque claro cantar, tampoco es que cante mucho. ¿Encaje de bolillos tal vez?. Aparte de eso, también hay que reconocerle a la original que aunque los bailarines eran bastante malos, el baile en sí estaba rodado con más gracia y admiración. En la versión americana hay tal entusiasmo porque las posaderas de J-Lo se perciban en todo su esplendor, que el quick-step y la rumba quedan totalmente en segundo plano. Y ahí se resiente la cosa, sólo salvada por Richard Gere que es un bailarín más que competente. No porque su técnica sea impoluta, sino porque tiene "soul". Las cosas como son.

Ahora bien, si bien los personajes americanos despiertan menos empatía que los japoneses, lo cierto es que están mucho más trabajados y son mucho más graciosos. Quizás por eso resultan menos reales. La borde japonesa, es una borde y poco más. Aquí la borde es en gran parte el alivio cómico de la película. Los compañeros de clase del protagonista son dos frikazos. Aquí son dos frikazos en los que residen algunos de los puntos de trama de la película. La profesora japonesa era la profesora y ya. Aquí la profesora tuvo una gran historia de amor, y además empina el codo. A nivel de personajes sólo hay uno superior en la versión primigenia, y ese es el de aquí interpretado por Stanley Tucci, y que en la original es interpretado por un actor tan, tan, tan él, que eso no hay quien lo supere.

Las historias son prácticamente calcadas. Pero para que se entiendan las diferencias, y de cómo la industria americana es capaz de dotar de pequeños detalles cualquier cosa déjenme hablar someramente de la mujer del protagonista. En "Shall we dansu?" casi no aparece. De pronto la vemos en el detective diciendo que su marido huele a perfume. Sin embargo ¿cómo solventan esto en la americana? Primero vemos a la hija de ambos diciendo que el padre está muy contento últimamente, y después vemos a Susan Sarandon en su trabajo, consolando a una compañera que cree que su marido tiene un affair. Y ahí ya se ha sembrado la duda en la mente de la esposa, de manera mucho más compleja y completa.

Con todo, la película no deja de ser una comedia romántica, que falla sobre todo por la co-protagonista, porque el baile está muy mal rodado, y porque se les debieron fundir las luces nada más empezar la producción. Toda la culpa del director, Peter Chelsom, que aquí ha resultado un chapucero. Se deja ver empero, sobre todo gracias al guión de Audrey Wells, una artesana de la cosa. Recomendada para todos aquellos que creen que un gran pandero no debe ser un obstáculo para conseguir lo que se quiere en la vida. Y como dato anecdótico, decir que descubrir que "pasodoble" se dice igual en inglés ya fue una sorpresa, pero descubrir que también se dice así en japonés, ya es el no va más. La canción que da título a las dos películas, americana también, del musical "El rey y yo", sin ir más lejos.
Puntuacion