Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Alien vs. Predator

Duración

117min

Dirección

Paul W. S. Anderson

Guión

Paul W. S. Anderson, Dan O'Bannon, Ronald Shusett

Reparto

Sanaa Lathan, Raoul Bova, Lance Henriksen, Ewen Bremner

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Alien vs. Predator
Autor: sensillo
Fecha: 17/11/2004.
Póster Alien vs. Predator

Alien vs. Predator

Digerido por sensillo

Es ésta una película que no trata sobre el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal, sino que versa sobre una confrontación que ha obsesionado al hombre desde el amanecer de la civilización o incluso antes. Parte de la misma atávica pulsión que nos angustia a todos sobre quién será mas fuerte, si el Madrid o el Barça, Jason o Freddie, tu padre o el mío. Quienes llevaban ya años sin poder conciliar el sueño, abrumados por la duda de quién resultaría victorioso en caso de encontrarse estos dos monstruos extraterrestres, podrán por fin dejar de hacer cábalas y representaciones con sus muñecos articulados y apresurarse a reservar su entrada.

No se crean que la genial idea de juntar a estos dos personajes de películas que nada tienen que ver proviene de haber aguzado el ingenio como consecuencia del hambre de guiones que padece Hollywood y que le obliga últimamente a recurrir a remakes, secuelas y precuelas. El asunto viene de mucho antes, y ya inspiró un par de videojuegos y una serie de comics. En viñetas, ya hemos tenido el privilegio de ver a Predator enfrentado a enemigos terribles tales como Robocop, Terminator, Tarzán, Don Pimpón y Paco Martínez Soria.

Paul W.S. Anderson ofrece aún menos que en su anterior adaptación del videojuego “Resident Evil”. La profanación de dos excelentes películas de acción tan carismáticas como “Aliens” y “Depredador” se justifica argumentalmente con un rollo patatero sobre pirámides, sacrificios humanos a entidades alienígenas y un grupo de arqueólogos metidos en un buen berenjenal bajo los hielos de la Antártida. Este pobre pretexto como punto de partida, suficiente en cualquier caso dadas las pocas pretensiones de la cinta, es lo único mínimamente original que se puede encontrar en este infantil desaguisado, mientras que todo lo demás, el grueso de la película, suena igual que las versiones “maquineras” de buenos temas.

Los realizadores de este tostón debieron sentirse satisfechos con la idea de enfrentar a los extraterrestres y consideraron innecesario articular una buena historia. Para qué -pensarían los guionistas- molestarse en crear personajes interesantes teniendo unos monstruos dándose yoyas. Prudentemente, tampoco debieron de ver conveniente el despilfarro de neuronas en estos tiempos de escasez para dosificar el ritmo y crear momentos de tensión dramática. En lugar de ello, es mucho más fácil sembrar la película de escenas accesorias, supuestamente emocionantes, allí donde la historia decae aún más de lo normal. Como si al espectador realmente le fuera a importar la suerte de un personaje que es poco más que un nombre, y si se cae o no por un agujero o pisa un zurullo plantado, fíjese que casualidad en la mediatriz exacta entre dos escenas de acción.

Confiar, a estas alturas en que ya casi nada nos sorprende, todo el peso de la película en el departamento de efectos especiales es una apuesta bastante estúpida, más o menos en la línea de este producto. Ya hemos visto muchas veces, y pagado por ello otras tantas, la cara amenazadora y babeante del alien. Hay escenas descaradamente plagiadas de sus antecesoras y las que no, directamente sonrojantes para aquellos que vean la película sin ayuda de unas buenas dosis de orujo. Ver al Depredador emulando a un lanzador del martillo agarrando a un alien por el rabo me hizo sentir por primera vez el bochorno de ver arrastrada por el fango la dignidad de un personaje de ficción diseñado en goma y látex.

Presupuesto de superproducción y gran expectación para exprimir una franquicia en una película tan cutre y hortera como “Jason X”, pero con menos gracia.

Recomendada a videoadictos en cura de desintoxicación.

Puntuacion