Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Harold & Kumar go to White Castle

Duración

88min

Dirección

Danny Leiner

Guión

Jon Hurwitz, Hayden Schlossberg

Reparto

Karl Penn, John Cho, Malin Akemarn, Anthony Anderson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Dos colgaos muy fumaos
Autor: sensillo
Fecha: 21/11/2004.
Póster Dos colgaos muy fumaos

Dos colgaos muy fumaos

Digerido por sensillo

Es una lástima que la civilización romana, que tantas cosas nos legó, no hubiera inventado también el cine. Sin duda esta película se hubiera hecho en su época de decadencia y desintegración, y ahora la estaría comentando un erudito en cultura clásica, ahorrándome de tal manera el mal trago que he tenido que pasar viéndola.

“Dos colgaos muy fumaos”, que es como han decidido bautizar aquí a este homenaje al nihilismo más imbécil, es el reverso tenebroso del reciente documental “Supersize me”. Ambas parten de una premisa idiota, pero mientras la película de Morgan Spurlock arremetía contra los McDonalds, ésta narra la odisea de dos cretinos en busca de una hamburguesa. Las dos igualmente vacías, pero al menos el envoltorio con que se nos presenta “Dos colgaos muy fumaos” exhibe con tal orgullo la indigencia de su contenido que nadie se puede sentir engañado, sin olvidarnos del estupendo trabajo realizado por los encargados de traducir su título.

Lo que no se le puede perdonar es lo aburrida que resulta. El buen narrador saca una buena historia hasta de las piedras. En este guión se echa todavía mas en falta el uso de los recursos dramáticos que la escasez de materia prima. El hecho de que los protagonistas persigan un fin tan premeditadamente estúpido, basando gran parte de su pretendida comicidad en ello, da una buena idea de lo que va a ofrecer la película.

Es imposible que una persona normal simpatice con uno de los dos protagonistas. Lástima me da quien se sienta identificado con él. El otro protagonista simplemente se merece todo lo malo que le pase por ser amigo del anterior. Entre los dos se empeñan en levantar una sucesión de obstáculos que los separen de su hamburguesa soñada, ante la desesperación del espectador, que lo único que desea es que consigan alcanzar sus sueños para que se acabe la película. Al margen de la ira y del impulso de quemar el cine y profanar las tumbas de los hermanos Lumiere, todo lo demás es tedio en esta copia bastarda de películas malas.

Añadamos a la lista de ofensas de esta película el continuo ultraje a la noble tradición humorística del pedo y el pis. Hasta los chistes escatológicos parecen quedárseles grandes y no consiguen dominar su lenguaje. No falta, tampoco, una de esas para mí muy sorprendentes escenas en las que el público se ríe y no consigo averiguar de qué. En ocasiones son secuencias realmente duras cuya comicidad me resulta incomprensible. En este caso podemos ver una brutal paliza que no sé qué pinta en una película supuestamente de humor.

Recomendada para quienes aún consideran trasgresor fumar marihuana, y que no se vayan a chivar a la seño.

Puntuacion