Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The Incredibles

Duración

121min

Dirección

Brad Bird

Guión

Brad Bird

Reparto

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los Increíbles
Autor: malabesta
Fecha: 2004-11-24.
Póster Los Increíbles

Los Increíbles

Digerido por malabesta

Es “Los Increíbles” al mundo del superhéroe un poco lo que "Shrek" fue al mundo de los cuentos. Una visión en clave de comedia que, a partir de personajes, ambientes y mundos para todos conocidos, nos enseña que es lo que hay un poco más allá de lo que vemos, algo así como si nos enseñaran a Batman cosiéndose las tomateras en los calcetines, o a Spiderman limpiándose los dientes con seda dental (de producción propia o no).

La historia de la película es, ante todo, una alabanza al héroe, al Héroe, al HÉROE. En esta época de anti-héroes (que no antagonistas) con los que nos azota, principalmente el cine europeo, Brad Bird crea una familia que traspira el aire de los comics, series y películas que todos hemos visto, en los que el villano era convenientemente apaleado a manos de nuestro protagonista, sin dobleces, ni claroscuros. El malo es malo, los buenos son buenos. No en vano la ambientación es vagamente de los años 40, que (más o menos) vieron nacer a Superman y a Batman, ambos ejemplos del superhéroe sólido, casi inhumano (incluso Superman), a comparar con otros más recientes como Spiderman.

Pero también subyace una lectura mucho más humanista de la película, pues la moralina (que todas la tienen) pasa por una denuncia de la conjura de los necios en la que todos vivimos. En una sociedad llena de superhéroes y vigilantes comienzan a llover sobre ellos denuncias y condenas por numerosos daños públicos, personales y materiales, producto de su trabajo de salvación diario. Así que el gobierno, harto de pagar indemnizaciones, decide retirar a todos de la vida activa y condenarlos a una vida de incógnito, haciéndose pasar por personas normales.

Así que, recluidos en esta prisión (todo por culpa de los abogados, como siempre) sobreviven Mr. Increíble y su familia: La Mujer Elástica, su hija mayor que se vuelve invisible, su hijo que corre raudo como el rayo y su retoño sin poderes. Por supuesto, Mr. Increíble no puede soportar la rutina de un trabajo mediocre, con un jefe mediocre y una vida mediocre, así que cuando una extraña organización se pone en contacto con él para un trabajo digno de sus habilidades, no duda en acudir a la llamada. La trama sigue arriba, arriba y allá voy, pero no es cuestión de destriparla. Pues es uno de los mejores guiones que se haya visto por las pantallas españolas en mucho tiempo. El diseño de los personajes es excelente, no sólo a nivel técnico (a veces el realismo que pueden alcanzar las imágenes es sorprendente, especialmente teniendo en cuenta que no estamos ante una representación demasiado naturalista de la realidad) sino a nivel narrativo. Por primera vez en mucho tiempo vemos personajes motivados, con un pasado que conocemos y que nos permite comprender cómo se enfrentan a sus problemas y responden ante ellos. Mucho más allá, a pesar de ser una familia de superhéroes de animación con unas quijadas enormes, permite al espectador identificarse con ellos.

El tono general es de comedia, digna de Brad Bird, que fue guionista de "Los Simpsons", pero sin que el humor desmerezca una historia seria y profunda, cada cosa en su lugar. Por supuesto tampoco le hace feos a esto la animación, que de la mano de uno de los equipos más capaces del mundo, está a años de cualquier otro producto que se pueda ver en las pantallas. A su lado, cosas como "Pinocho 3000" parecen haber sido diseñadas por la civilización achelense. No me refiero sólo al detalle técnico, en el que sin duda Pixar gana de calle merced a sus presupuestos. Hablo del arte y la artesanía detrás de la película: un diseño gráfico rompedor sin ser molesto, una historia totalmente original pero de corte clásico, personajes nuevos pero que evocan a arquetipos de sobra conocidos... en general, el "savoir faire" que se le supone a una película nacida en donde nació el cine, que no el cinematógrafo.

Sólo afea el producto la comparación del doblaje español con el original. Aunque no se lo han encargado digamos, a los Hombres G, sino a actores casi de verdad, uno no puede poner al mismo nivel a Antonio Molero (el "Fiti" de "Los Serrano") con Samuel L. Jackson. No se puede. Así con todos los personajes, uno por uno. Me pregunto yo que le ha pasado a las grandes voces del doblaje español.

Sin duda la mejor película del año. Recomendada para todos aquellos que alguna vez han visto cómo la mayoría es mala, que diría uno de los siete sabios; para todos aquellos que han visto cómo la gente cae presa del panem et circenses, que diría Juvenal; para los que han visto estómagos llenos, cabezas vacías, que diría Lao-Tse; para los que han visto que le ponen la pierna encima, que diría el gordito de Gran Hermano; para todos, en general.

Puntuacion