Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The door in the floor

Duración

111min

Dirección

Tod Williams

Guión

Tod Williams

Reparto

Jeff Bridges, Kim Basinger, Elle Fanning, Jon Foster

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Una mujer difícil
Autor: bronte
Fecha: 29/11/2004.
Póster Una mujer difícil

Una mujer difícil

Digerido por bronte

¿Qué distingue a un buen narrador de un mal narrador? En primer lugar un buen narrador utiliza el texto y el subtexto. El texto son las cosas que pasan en la historia, el subtexto, las emociones o ideologías que están implícitas en esas cosas que pasan. Un mal narrador, incapaz de construir un texto recurre al onanismo mental con respecto a las empanadas mentales que tengan sus personajes. En segundo lugar, un buen narrador puede construir una gran historia con personajes normalísimos. Un mal narrador tiende a utilizar artistas pirados con unas manías ridículas y a poder ser, megamillonarios, para que dé más impresión de que están aburridos. Con esto de los megamillonarios aburridos cualquiera que me lea puede estar pensando que hablo de Scott Fitzgerald. Pues no, ni mucho menos, que se les quite de la cabeza. Dónde va a parar. Hablo de John Irving, que en esta ocasión, ayudado por el recién llegado Tod Williams se ha lucido. Pero de campeonato.

No hay nada que más me aburra que una historia en la que los personajes hablen continuamente de sus sentimientos o de sus ideas políticas mientras se rascan la barriga sin hacer nada. Vaya, que me aburren soberanamente lo sentimentaloide y los panfletos. Lo que prácticamente me inhabilita como público potencial del cine europeo. Pero vamos, cada vez que veo a los americanos deslizándose por esta peligrosa pendiente me da la impresión de que el final del mundo realmente se acerca. Se podría decir que cuando se ponen en este plan, aun resultan peores que los europeos, que ya es decir. Para que vean que no les exagero les contaré, grosso modo, el esperpento fáctico en que consiste "Una mujer difícil".

Un escritor de cuentos infantiles (que vaya cuentos; era como si el mismísimo maligno se hubiese materializado en narración para niños), podrido de dinero y compulsivamente infiel, se está separando de su mujer, porque en un accidente a ambos se les han muerto los hijos mayores y no lo pueden superar. Esto de matar a un hijo es algo que gusta mucho a la nueva ola intelectual de destrucción masiva que nos asola. Recordemos sin más "En la habitación del hijo". A Escarlata O'Hara también se le muere la niña, y afortunadamente no nos torturaron con esas escenas "intimistas" que no faltan en todas estas joyas. No hizo falta para plasmar el ambiente de decadencia moral. Pero a lo que vamos. El escritor sádico contrata a un adolescente para que le haga de chófer. Y entonces el adolescente se dedica a masturbarse con la ropa interior de la esposa. ¿Se masturba discretamente en el cuarto de baño? No. Se masturba, y repetidas veces en los cruces de pasillos, el porche, el hall de la estación de trenes. Vaya, donde todo el mundo le pueda pillar para dar lugar a "secuencias dramáticas".

A estas alturas quizás alguién esté pensando que la historia abunda un poco en el descubrimiento de la vida por parte del adolescente. No sólo el sexo, sino ese paso de niño a adulto, ese miedo al propio cuerpo, al cuerpo ajeno, al cuerpo de la benemérita... Pues bien, no. La cosa se limita a sacar al niño amándose a sí mismo. Luego, por si acaso el respetable se aburre, lo sacan amando a Kim Basinger, lo cual es de un realismo intachable. Una mujer de 50 años, con la vida destrozada por la muerte de dos hijos, se lía durante todo un verano con un mocoso. En fin, no me quiero detener en esto, que total no vamos a sacar nada en claro. Por el otro lado está el escritor que también es pintor, haciendo los cuadros más feos del mundo de todo el vecindario femenino para sacar a pasear su libido. Y aquí nos premian con un top-less de Mimi Rogers que se lo podían haber ahorrado.

Y después de todo esto, al director le da un ataque de puritanismo y pone una secuencia muy graciosa en la que dos republicanas (yo no sé si eran republicanas o no, pero visto la profundidad de todo esto, seguro que al director le hacía mucha ilusión pensar que eran republicanas), van en su coche, y de pronto se les pega en el parabrisas un dibujo pornográfico del escritor-pintor-sádico, y aunque no lo vemos, seguro que se santiguan y todo. Por chafardear que no quede. Y luego, aún no contento, Tod Williams añade un epílogo gore en el que el escritor-pintor-sádico narra con pelos y señales el accidente, pero en una habitación a oscuras, que es mucho más intelectual. Y luego para acabar todo, acaba diciendo que su mujer siempre fue una mujer difícil, que nadie sabe qué culpa tiene la pobre de todo aquello, y a qué viene decir eso al final.

Lo dicho. Un horror. Desde luego, ver a Jeff Bridges en la cartelera empieza a dar un poco de miedo. Kim Basinger ha caído muy bajo después de "L.A. Confidencial". Los demás, ya los he borrado de mi memoria. Recomendada para psicopedagogos de esos que van volviendo locos a los niños con sus teorías psicopedagógicas. Puntuacion