Ficha

País

Corea del Sur

Año

2005

Título original

Dalkomhan insaeng

Duración

120min

Dirección

Ji-woon Kim

Guión

Ji-woon Kim

Reparto

Byun-hun Lee, Young-chul Kim, Min-a Shin, Jeong-min Hwang, Roe-ha Kim

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de A bittersweet life
Autor: sensillo
Fecha: 01/12/2004.
Póster A bittersweet life

A bittersweet life

Digerido por sensillo

Una película sobre una venganza, sin muchos adornos ni complicaciones. Como todas las demás, pero un poco más lenta, aunque viniendo de donde viene, muchos la encumbrarán como un nuevo hito revolucionario en la historia del cine. Y van...

Byung-hun Lee, quien ya se paseó por las pantallas españolas en “Hierro 3”, interpreta a un matón que se ha ganado la confianza de su mafioso jefe después de años de lealtad canina. Cuando éste le confía la misión de vigilar a su joven novia, pues sospecha que se la está pegando, el espectador avispado sabe que eso acabará en tragedia. El cine de gangsters nos ha enseñado que si hay una mujer de por medio, la calamidad está asegurada. Por puro darwinismo, bandas a lo Village People deberían ser las dueñas de las calles.

La película empeña buena parte de su metraje inicial en presentar a su protagonista. Elegante y reservado, pero a la vez brutal y de sangre caliente, no se le ve hacer muchos amigos precisamente. De manera que poco a poco vamos conociendo también a quienes contribuirán en su caída. Nada de lo que se va sucediendo es una sorpresa, sino que el guión funciona sin frustrar expectativas, si bien en ocasiones es un poco morosa. No obstante su holgada duración, el guión racanea en la descripción de todos los demás personajes, y en muchos otros detalles que ni se molestan en explicarnos. A veces resulta incomprensible como una película con un guión tan ligero se pueda mover con tanta pereza. Esto es debido a que es un guión tartamudo lleno de redundancias, lo cual pesa en más de un momento.

No encontré donde estaba la dulzura en “A bittersweet life”, que es una película llena de una violencia muy cruda, que no necesita recurrir a la casquería para impactar. La coreografía de algunas escenas contrasta con la sangre, babas y vómitos que la devuelven al feo mundo real. Y del mismo modo que ocurría con “Old boy”, a veces golpea de improviso y puede pillar con la guardia baja.

Cuentan también que tiene sus pequeñas notas humorísticas, lo que me casi me hace sospechar que haya visto otra película. Lo más parecido a ello es una prescindible y poco afortunada escena en la que intervienen dos traficantes de armas bastante zoquetes. Tema curioso el de las armas. Durante gran parte de la película el crimen coreano porta palos y cuchillos. En algún momento se produce una revolución tecnológica, que coincide con el momento en que el protagonista decide armarse, y aparecen las armas de fuego por doquier. Bien se ve que aunque sean quince contra uno, predomina el juego limpio.

Visualmente mama de fuentes bastante variopintas, aunque no se puede decir que haya inventado nada. En cuanto a la ambientación musical, hay que decir que combina aciertos con grandes pifias por igual. Finalmente el filme entretiene, pero tampoco le pidamos más.

Recomendada para los que le tienen mucha rabia al jefe.

Puntuacion