Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

It runs in the family

Duración

109min

Dirección

Fred Schepisi

Guión

Jesse Witugow

Reparto

Kirk Douglas, Michael Douglas, Cameron Douglas, Rori Kulkin

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cosas de familia
Autor: malabesta
Fecha: 06/12/2004.
Póster Cosas de familia

Cosas de familia

Digerido por malabesta

Parece mentira; en ésta película en la que se reúnen tres generaciones de la familia Douglas para dar vida a tres generaciones de la familia Gromberg, uno puede comprobar como tras noventa y ocho años de vida y una hemiplejia que paraliza parte de su cara, Kirk Douglas sigue siendo el mejor actor de la casa. Y viendo la faja y los estiramientos de piel que se gasta su primogénito, uno incluso pensaría que el mejor conservado. Eso sí, en los créditos aparece antes.

Supongo que ése es el mayor mérito de la película; ver reunidos al abuelo, a la abuela, al padre y al hijo, sin espíritu de ningún tipo, en una misma película. Kirk Douglas, interpreta a Mitlchell Gromberg, fundador de un bufete de abogados y coetáneo de Amenophis III, y muy pero que muy jubilado. Su mujer en la ficción (y en la realidad) es Evelyn Gromberg, de profesión sus labores, cuya mayor preocupación es mejorar la relación entre su marido y su hijo. Luego está Michael, que trabaja en el bufete de su padre y parece que no puede salir de su sombra; Cameron Douglas (que es más o menos un híbrido entre Bustamante y Copito de Nieve), el hijo de Michael Douglas que interpreta a Asher Grombreg, un veinteañero cuya mayor ocupación en la vida es hacer de D.J. y ser el graciosillo de su clase, y por último Bernadette Peters y Rori Culkin dan vida a la mujer, psicoanalista, y al hijo menor de Michael Douglas, fornido karateca de once años.

La historia, más o menos lo de siempre: los problemas de comunicación entre padres e hijos, lo complicado que es adaptarse a la sociedad, que hay que ser valiente y muchos otros valores positivos. Al final todo resulta ser una elegía de la familia, y de como cuando se mantienen unidas, todo es posible y superable.

Mala del todo no es. Las tramas son un poco manidas y bastante familiares (en todos los sentidos de la palabra) para todos, las interpretaciones no pasan de correctas, incluido el acartonamiento facial hereditario de Michael Douglas. Los mejores momentos los aporta sin duda Kirk, por su interpretación (que es lo que podríamos llamar como naturalista), por su personaje, que viene a ser el viejo más cascarrabias y amargado imaginable, y por el mero hecho de que siga siendo capaz de aprenderse papeles a su edad. Por supuesto, tampoco falta la ración de chistes escatológicos, que parece que es condición necesaria para cualquier estreno que se precie. En esta película, más que en ninguna otra, sobran. Uno puede entender que otras producciones, destinadas a un público más joven, con más espinillas y más impresionable, una cierta cantidad de este humor siempre sea un seguro, pero en una película como esta, para un espectador en general más barbudo, pierden toda su efectividad y la gracia que nunca tuvieron.

Recomendada para excursionistas del inserso, supervivientes de la Gran Guerra y para todos aquellos que crean que la vida empieza a los noventa y tantos.

Puntuacion