Ficha

País

UK

Año

2003

Título original

Five children and it

Duración

89min

Dirección

John Stephenson

Guión

David Solomons

Reparto

Kenneth Branagh, ZoŰ Wanamaker, Freddie Highmore, Jonathan Bailey

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Cinco chicos y esto
Autor: bronte
Fecha: 15/12/2004.
Póster Cinco chicos y esto

Cinco chicos y esto

Digerido por bronte

Se me erizan todos los cabellos del cuerpo con sólo pensar que este Freddie Highmore, niño principal de esta película, es el encargado de sustituir a Peter Ostrum en la nueva versión de "Charlie y la fábrica de chocolate" que por éstas debe de estar terminando Tim Burton. No es que el niño parezca un trozo de piedra pómez, pero quizás no hubiera estado de más despertarlo antes de empezar a rodar.

Nada está excesivamente bien en esta producción infantil, ni excesivamente mal. Basada en una novela de una autora inglesa poco conocida por estos andurriales y que respondía al nombre de Edith Nesbit, la verdad es que la historia pese a estar bien, esta tratada con la suficiente naftalina como para ser olvidada nada más salir de la sala del cine. Ambientada en la primera guerra mundial, trata de cinco niños, que evacuados por sus padres a la casa de campo de su muy excéntrico tío, descubren un fabuloso ser, el eso del título, que concede deseos, cargados claro está, de una profunda lección moral. También aparece de fondo la primera guerra mundial y la subtrama emocional de los niños queriendo que su padre regrese sano y salvo.

A partir de ahí, ingredientes básicos que esperaríamos de una historia inglesa de principios del siglo pasado. Muchas excentricidades, una caserona de aúpa, un niño tonto al que hay que darle una lección, y un bicho creado por Henson and company, que en la versión anglosajona se luce gracias al cómico que lo dobla, y que habrá que ver qué da de sí en la versión española. No obstante todo transcurre de manera lenta, con un pobre manejo del ritmo cinematográfico, y aunque algunas de las imágenes son apreciables, y en general el imaginario que comporta una historia así siempre es estimable, lo cierto es que uno pierde interés con que pase una mosca volando por ahí cerca.

Kenneth Branagh, el tío excéntrico, o está ultradesmejorado o los de maquillaje han echado el resto. En todo caso, no era necesaria esta interpretación en su currículum. Casi no sale, y cuando lo hace uno casi ni se da cuenta. El resto de los niños que no son el protagonista hacen lo que pueden, y más de un fanático de McGiver se pondrá verde de la envidia al ver el "mullet" que luce el infante repelente del cuento. También asoma por ahí Tara Fitzgerald, que mira que hacía tiempo que no sabíamos nada de ella, y al citado cómico que pone la voz al eso, Eddie Izzard, lo veremos esta misma semana en “Ocean's Twelve”, para todos aquellos que lo quieran ver en acción.

Podía haber dado mucho más de sí. El guión, la dirección, todo se sostiene con alfileres. La imaginación del cotarro parece desvaída y poco aprovechada. Se deja ver, pero no tocar. Película muy infantil recomendada para niños muy pequeños e hipoactivos, que probablemente la aguantarán.

Puntuacion