Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Lemony Snicket's a series of unfortunate events

Duración

113min

Dirección

Brad Silberling

Guión

Robert Gordon

Reparto

Jim Carrey, Meryl Streep, Jude Law, Emily Browning, Billy Connolly

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket
Autor: bronte
Fecha: 23/12/2004.
Póster Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket

Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket

Digerido por bronte

Dicen que los libros son mejores que la película y yo sólo puedo decir dos cosas al respecto. La primera que no sé hasta qué punto eso será verdad, teniendo en cuenta que no he tenido el placer ni siquiera uno de los once, y segundo, qué no entiendo cómo existen seres lo suficientemente desalmados como para no sentir ni un átomo de admiración, al menos durante un nanosegundo en su vida, al ver lo que Jim Carrey puede hacer con su cuerpo. Hay un momento en que imita a los dinosaurios que salían en las películas de los años 30, absolutamente increíble. Este hombre es el hombre expresivo por antonomasia. No hay un sólo musculo, tendón o mechón de pelo en su cuerpo que no pueda estar lleno de significado.

Dicho esto añadir que "Una serie de catastróficas de desdichas de Lemony Snicket" está bien, pero podía haber estado mucho mejor. Tienen razón los que dicen por ahí que se parece sospechosamente al estilo de Tim Burton, pero sin ser yo del Club de fans del director de los pelos locos, he de decir, que ya quisiera Brad Silverling, director asímismo de "City of angels" o "Casper", dirigir como El Burton. Y apunto el artículo como gesto de admiración relativa, a la manera en que se dice La Callas.

No dudo que mucho del problema de esta película de largo título resida en el guión, que ciertamente deja mucho que desear. El haber compilado tres libros en una sola película, otorga al filme una estructura episódica que sin embargo no debería entorpecer el resultado final. Pero el resultado final es torpe. Quizás porque no se sabe muy bien de qué va la película. O quizás porque uno no llegue a empatizar nunca del todo con los personajes. O quizás porque los personajes no están en absoluto bien perfilados. O porque no hay diálogos memorables. O porque en general reina una sensación general de deslabazamiento.

Claro que siempre queda la crítica fácil, que será decir que no hay quien aguante a Jim Carrey. No diré yo que es esta su mejor interpretación, aunque tenga momentos notables. Pero es que es dificil sacar adelante un personaje tan basado en el exterior y con tan poco agarre interior. Los niños coprotagonistas tampoco me han parecido nada del otro mundo, (incluido que el director consigue que un bebé empiece a resultar ciertamente repelente a los diez minutos de película) y aunque las interpretaciones de Meryl Streep y Billy Connolly son dignas de actores de su talla, quedan deslucidas en un conjunto un tanto disperso y sin una intención final perceptible o existente.

Lo que sin duda alguna, sin embargo, cautivará a los espectadores será el diseño de producción, los decorados, el atrezzo, esa mezcla entre Inglaterra victoriana y los años 50, esos contraluces, vestuarios, y en general la imagen que posee la película, que debería ganar un oscar por ahí, y no me refiero al de mejor guión, obviamente. La prueba de que eso mismo es lo mejor, está en que a la gente le gustan más los últimos títulos de crédito que la película en sí. Lo cual dice poco, muy poco del filme. Y mucho de los títulos de crédito. Por fin los bufanderos podrán quedarse a leer todo el reparto sin dar la nota.

Un largo extraño, lleno de partes oscuras, de humor, de desgracias, dolor, y una serie de aprendizajes explicados con una efectividad nula. Recomendada para aquellos que no necesitan coherencia interna ni una excesiva indagación en el alma de los personajes y para los que disfrutan en Navidad únicamente por la iluminación callejera. Puntuacion