Ficha

País

UK, España, Francia

Año

2004

Título original

The bridge of San Luis Rey

Duración

120min

Dirección

Mary McGuckian

Guión

Mary McGuckian

Reparto

Robert De Niro, Kathy Bates, Harvey Keitel, Gabriel Byrne, Pilar López de Ayala

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El puente de San Luis Rey
Autor: sensillo
Fecha: 26/12/2004.
Póster El puente de San Luis Rey

El puente de San Luis Rey

Digerido por sensillo

Adaptación cinematográfica de una novela de Thornton Wilder que presumo bastante densa y difícil de traducir al cine. En cualquier caso, no falta quien esté dispuesto a trasladar a la gran pantalla las instrucciones de la minipimer si es que las encuentra de interés.

Cinco personas se mueren al romperse un puente hecho con tres cordeles y cuatro palos viejos. Un monje que iba a cruzar ese mismo puente minutos después queda tan impresionado por el accidente que, sin tener otra cosa mejor que hacer, se dedicará a investigar las vidas de las víctimas para encontrar un sentido a la muerte. Tras dos horas de microhistoria en la que se intentan dilucidar los misterios de la existencia y su encaje en el plan divino, el concejal de obras públicas que consintió semejante trampa mortal se va de rositas.

Éste es, a grandes rasgos, el argumento de esta película coral ambientada en el Perú del siglo XVIII. La historia en sí no esta mal, pero la película resulta aburridísima. No creo que el equipo de producción fuese ajeno a la evidencia de que estaban rodando un ladrillo, pero al fin y al cabo gustará a todos los espectadores de bufanda y gafas de pasta que disculpen cualquier cosa en aras de su profundidad, con la creencia de que mortificando sus ojos ascenderán a una suerte de paraíso intelectual.

Los personajes no necesitan presentación porque están interpretados por actores de reconocido prestigio, o eso me pareció entender. De esta manera el espectador tiene que ir conociéndolos sobre la marcha. Gabriel Byrne es el bueno, que no hay mas que ver la cara que pone, que a su madre nada más verlo se le llena el pecho de orgullo y el corazón se le hace miel. Robert de Niro es el malo, que para eso frunce el ceño. Así con todos, aunque puedas ir cambiando de opinión a medida que vas viendo lo que hacen. Es una película que no invita al público a meterse en ella, sino que requiere que el espectador se interese activamente durante toda la película y a mí, personalmente, se me hizo muy antipática por ese motivo. Es muy posible entonces que, en vez de preocuparse por los avatares de los protagonistas, prevalezcan otras cuitas más inmediatas, como si quedó el butano abierto, el destino del Betis o si realmente es imposible escribir la raíz de dos como cociente de dos enteros. Y claro, quienes vamos al cine precisamente para olvidarnos de estas cosas, pues fácil es que nos entre el mosqueo.

Como puntos positivos, para quienes sepan apreciarlos entre cabezada y cabezada, están los detalles de ambientación habituales de una película de época, con el añadido de que el mundo colonial español no se ha visto en el cine tantas veces como otros escenarios.

La historia, además, se cierra muy bien, no dando pie a una segunda parte.


Recomendada a anestesistas y a quienes no les preocupe dejarse abierto el butano, por tener cocina alimentada con herejes ardientes.

Puntuacion