Ficha

País

España

Año

2004

Título original

The machinist

Duración

90min

Dirección

Brad Anderson

Guión

Scott Kosar

Reparto

Christian Bale, Jennifer Jason-Leigh, Aitana Sánchez-Gijón, John Sharian

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El maquinista
Autor: malabesta
Fecha: 28/12/2004.
Póster El maquinista

El maquinista

Digerido por malabesta

Filmax trae de nuevo una película hecha con el firme propósito de aunar el éxito entre el público general con la aprobación entre la crítica más sesuda. Para ello, en lugar de culpar a la publicidad que tienen las películas americanas, se deciden a contratar a un equipo artístico plenamente (a excepción de la banda sonora, del montaje y de Aitana Sánchez-Gijón) angloparlante.

Así que es una película rodada con la seriedad y solidez que demasiadas veces se echa en falta en los productos nacionales. Muestra de ello es el trabajo de Christian Bale, que para su papel perdió la friolera de más de treinta kilogramos de peso. Este hecho dice mucho sobre su talla como profesional y deja intuir algo sobre su salud mental. Desde luego, tras tamaño esfuerzo no lo estropea con una actuación endeble. Su interpretación Trevor Reznik, un operario maquinista e insomne con tendencia a la paranoia, es sin duda la mejo de su carrera, y aunque aquí en España quizá la ensombrezca un poco el doblaje, sin duda debería ser merecedora de una nominación (y quién sabe si su consiguiente premio); además, todos sabemos que a los académicos esto de los cambios de peso les gusta casi tanto como las interpretaciones de disminuídos psíquicos, y teniendo en cuenta que por lo que dicen Bale ostenta ahora el récord de adelgazamiento, nunca se sabe. Acompañan a Bale Jennifer Jason-Leigh y Aitana Sánchez.Gijón, que si bien no tiene un papel demasiado complejo, si sorprende con su dicción inglesa, para aquellos que puedan disfrutar de ella (de la dicción, se entiende).

La película cuenta parte de la vida de Trevor Reznik, un hombre que dedica su vida a la repetitiva tarea de atender una máquina de troquelado industrial. Padece de insomnio y también de una extrema delgadez digna de un extra de "La lista de Schlinder". Tras un accidente laboral, Trevor comienza a sospechar que la realidad que lo rodea no es todo lo que parece: puede que sus compañeros de trabajo conspiren contra él, alguien juega con él dejándole notas en el frigorífico... En fin, un thriller psicológico con una fuerte carga de Dostoievsky (referencia que a nadie debería escapársele una vez vista la película. No sólo es uno de los escritores más influyentes del XIX, sino que además las referencias a él son evidentes en todo el metraje: sus libros aparecen en pantalla).

Sin duda se le puede achacar al guión que juega con las cartas marcadas, pues nos va dando la información con cuentagotas, de manera que sólo al final de la película uno sabe realmente lo que pasa, al contrario que otras películas ("El sexto sentido") en la que no se nos oculta nada. No obstante esto hace aumentar la sensación de inestabilidad y confusión que ayuda a empatizar con el protagonista, que al fin y al cabo está pasando por una situación similar.

La película está rodada también con una atmósfera muy oscura y unos colores desvaídos, lo que ayudado por el ambiente industrial del que vive rodeado Bale, a contrastar con el de las casas/trabajos de las dos mujeres de la película ayuda mucho a establecer la posición de los personajes en la trama. También debería contribuir a ello la banda sonora, pero es tan omnipresente que a la par que se vuelve molesta a veces, dificulta el distinguir unos momentos de otros.

Sin duda, el mayor problema que presenta la producción es que, a pesar de reunir todos los ingredientes para ser buena, le falta algo de gancho que atraiga al espectador a la trama, que por ser muy densa cansa fácilmente, no obstante, para todos aquellos que se impliquen en ella, sin duda la película será poco menos que inolvidable.

Recomendada para troqueladores, escayolistas, calafateadores, soldadores, operarios especializados en general y lectores de Dostoievsky (idiotas o no). Puntuacion