Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Million Dollar Baby

Duración

137min

Dirección

Clint Eastwood

Guión

Paul Haggis

Reparto

Clint Eastwood, Hillary Swank, Morgan Freeman, Brian F. O'Byrne

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Million Dollar Baby
Autor: malabesta
Fecha: 2005-02-04.
Póster Million Dollar Baby

Million Dollar Baby

Digerido por malabesta

Si ustedes van a la IMDB a buscar la biografía de Clint Eastwood, se encontrarán con que la foto de presentación del mismo corresponde a uno de sus más míticos personajes, El hombre sin nombre (y sin mucho diálogo, que tampoco tenía), pistolero con el cual, y de la mano de Leone, despegó su carrera. Muchos otros personajes vinieron después, como Harry el sucio, "El sargento de hierro" o "La gran pelea". Todos ellos recibidos entre la crítica y el publico bufandero como simples, de mala calidad y "fascistas". Pero hete aquí que resulta que Eastwood, además de ser uno de los actores más carismáticos de Hollywood, capaz de dar a la iconografía popular al policía y al vaquero casi por antonomasia, resulta que es un gran director, además de un muy buen actor.

Y en cuanto sus películas dejan de lado el entretenimiento más puro en pos de historias con más enjundia, todos los oprobios que pesaban sobre su persona se desvanecen y todos aquellos que antes lo trataban de "fascista", machista y demás, ahora se deshacen en halagos y "redescubren" su filmografía, pues por ejemplo "Sin perdón", su mejor película hasta la fecha, casi requiere repasar la trilogía de Leone, a quien va dedicada. A estas alturas ustedes se preguntarán qué han hecho para que yo les suelte este rollo. Pero es que viene al cuento de su última película "Million dollar baby", en la que de nuevo demuestra que es uno de los mejores directores en activo, y que sin tener gran variedad de registros actorales, nadie es capaz de encarnar al duro con el corazón blando como él. Lo demostró en los Harry, que siempre tuvieron problemas relacionales. El sargento de hierro leía la Cosmopolitan para poder entender a su ex, y ahora tenemos a Frankie Dunn, ex-boxeador, médico de ring y entrenador, que le viene como anillo al dedo a Eastwood. Curtido y duro, con ese punto de humor irónico y con una carga dramática muy importante.

"Million dollar baby" fue rodada en treinta y ocho días, sin demasiado apoyo del estudio, que por algún motivo no confiaba en la labor de Clint, y a partir de un borrador del guión. Cuando la versión final salió a la luz, automáticamente se adelantó su estreno para poder meterla en la carrera de los oscars, y ahí está, siendo una de las favoritas. Hablar de su historia es complicado; mucho mejor es ira verla. Principalmente narra las relaciones de Frankie Dunn (Clint Eastwood), el ya mencionado entrenador, Eddie Scrap (Morgan Freeman) un boxeador fracasado y tuerto que casi vive a expensas de Frankie y Maggie Fitzgerald (Hilary Swank), una aprendiz de boxeadora, ya entrada en los treinta y tirando a pobre, que busca en Eastwood a su entrenador. De los tres, el papel más difícil sin duda es el de Hillary, que sin embargo resuelve de manera magistral. Es muy posible que, dentro de unas semanas, con treinta años se haya llevado ya un par de Oscar a casa.

Los otros dos, ampliamente habían demostrado ya su capacidad, y aquí repiten. Eastwood como el protagonista de lujo que es, y Freeman como el secundario capaz de dar la réplica, como ya hizo en "Sin perdón".

La dirección es muy simplista. Clint sabe que su historia descansa sobre unos personajes excelentemente construídos y sobre un buen guión, por lo que no son necesarias estridencias tras la cámara. El único lujo que se permite es un constante juego con la luz, que se con el paso de la película cada vez se vuelve más escasa, y todo más oscuro. Las peleas, están rodadas de la manera más realista posible; ayudan mucho el excelente maquillaje y la profesionalidad típica de los actores americanos. Para preparar la película, Hillary Swank se sometió a meses de entrenamiento con boxeadores de verdad, y probablemente Clint hizo lo propio para coger mañas de médico de pista. En España probablemente con unas pastillas del Dr. Andreu, la cámara al hombro y un flash-back de tías en pelotas y Victoria Abril meando lo hubiesen arreglado.

De la lectura moral de la película se podría hablar largo y tendido, pues se tocan en ella temas muy de moda últimamente. Sólo decir que donde unos manipulan a la audiencia ofreciendo una visión maniquea y totalmente edulcorada de un tema muy profundo y con muchas y complicadas extensiones, Eastwood huye de la artificialidad y deja que su historia discurra por donde debe ir, llamando a cada cosa por su nombre, y sin caer en simplismos casi insultantes. Llama la atención también que, tras años de ausencia, por fin se trate a un cura de manera positiva, sin pedofília, ni represión, ni nada de eso.

Sin duda, una obra maestra, y una de las mejores películas de Eastwood. Recomendada para los de más adentro. Puntuacion