Ficha

País

China, Honk Kong

Año

2004

Título original

Shi mian mai fu

Duración

119min

Dirección

Zhang Yimou

Guión

Feng Li, Bin Wang, Zhang Yimou

Reparto

Zhang Ziyi, Takeshi Kaneshiro, Andy Lau, Dandan Song

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La casa de las dagas voladoras
Autor: malabesta
Fecha: 09/02/2005.
Póster La casa de las dagas voladoras

La casa de las dagas voladoras

Digerido por malabesta

Zhang Yimou vuelve a la carga con esta película, concebida, no creada, a la par que "Hero", y que más o menos se mueve en su mismo ambiente: esa especie de wuxia para gafapastas que inició Ang Lee pero que Yimou lleva a su cúspide.

Al ver la película uno se extraña bastante: una chica ciega, un agente de la ley infiltrado, un secreto grupo de asesinos rebeldes, el ejercito del gobierno, huidas de cárceles, amor, cientos de peleas... ¿Cómo demonios una película puede ser tan aburrida uniendo cosas tan interesantes (a priori)?. Pues la película lo es. No durante todo su metraje, pero tiene una primera parte tremendamente lenta, y hacia la mitad, a base de retorcer el guión sin reparos de ningún tipo, la historia se vuelve interesante, para llegar a un final antológico. De lo malo que es. La única explicación razonable a tal desmán argumental es que uno de los guionistas le haya dicho al otro "A que no te atreves a dejarlo así...".

Puede que tenga que ver el hecho de que Anita Mui, gran estrella de Honk-Kong y que por estos lares sólo debe ser conocida por "El mono borracho en el ojo del tigre 2", murió antes de poder filmar sus escenas. Yimou, en un gesto que le honra, en lugar de buscarse a otra, rehizo el guión para eliminar su personaje (además de dedicarle la película). En todo caso, todo esto no creo que llegue a explicar el sinsentido que supone el final. Todos aquellos que creían que "Akira" era incomprensible y que "2001" sólo se puede comprender con ayuda de las drogas, tendrán que añadir ésta a su lista, pues supongo que se le encontrará algún sentido yendo al cine hasta arriba de tallarines tres delicias y rollito de primavera. A palo seco, no se entiende nada.

Por lo demás, el principal problema de la película (y de algunas otras de las de Yimou) se podría resumir en esta escena: en determinado momento, los dos protagonistas (Zhang Ziyi y Takeshi Kaneshiro) están en un campo lleno de flores. Él decide regalarle un ramo a ella, y a pesar de que, repito, están en el medio de un campo (que debe tener un par de kilómetros cuadrados) lleno hasta arriba de flores, coge su caballo, se echa a galopar y compone el ramo cogiendo las flores una a una, colgándose de la montura mientras nosotros lo vemos a cámara lenta. Con este grado de barroquismo están rodadas en general todas las peleas, que llegan incluso al absurdo (y fíjense que se lo dice alguien que ha visto "Shaolin soccer" y "Naked weapon" sin pestañear); parece que el coreógrafo buscaba siempre la manera de mostrar que Zhang Ziyi puede hacer 180 grados con sus piernas (y además a cámara lenta).

Esto se extiende también a otros aspectos del film, y es que Yimou hace un uso de los colores excesivo, llegando a saturar (la cámara y al espectador), y a veces parece que deja de lado la historia para que los trajes de los protagonistas vayan a juego con las cortinas. En general la impresión que transmite la película es la que la prioridad clara del director es la estética, quedando detrás todo lo demás. Si a uno le gusta, disfrutará. Si no (como en mi caso), se lamentará.

Los actores, muy irregulares. Protagonizan Zhang Ziyi, que apoya todo su papel en su cara bonita (que la tiene, y mucho), dejando lo de actuar para momentos escogidos. Encarna a una pobre bailarina ciega, que uno sabe que es ciega porque los personajes que la rodean no dejan de repetirlo. La respuesta masculina la da Takeshi Kaneshiro, actor japonés muy famoso en su tierra natal, especialmente entre la chavalada, y que aquí será conocido por los jugadores de PlayStation, pues una de sus franquicias, "Onimusha", está doblada por él y el protagonista modelado a su imagen. De sus cualidades como actor, digamos que hace que Jet Lee, protagonista de "Hero", parezca Marlon Brando. El tercero en discordia es Andy Lau, otra institución en Honk Kong (es el protagonsita de "Infernal Affairs", policíaco que está a punto de reversionar Scorsese, y de sus dos secuelas) y que, poniéndolo en romano de palacio, le da mil vueltas a todos los demás, con una actuación muy contenida, cosa poco habitual en muchos actores orientales.

En fin, una película que gustará a los fanes de Yimou, y que dejará bastante indiferentes al resto. Recomendada para gente con las mangas largas. Abstenerse daltónicos.

Puntuacion