Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Life aquatic with Steve Zissou

Duración

118min

Dirección

Wes Anderson

Guión

Wes Anderson, Noah Baumbach

Reparto

Bill Murray, Owen Wilson, Cate Blanchett, Anjelica Huston, Willem Dafoe, Jeff Goldblum

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Life aquatic with Steve Zissou
Autor: bronte
Fecha: 10/02/2005.
Póster Life aquatic with Steve Zissou

Life aquatic with Steve Zissou

Digerido por bronte

La profesión de crítico es ciertamente crítica. Crítica porque por exigencias del guión nos vemos obligados a presenciar cada año auténticos engendros en forma de celuloide. Por si fuera poco, también tenemos que aguantar que las presiones eleven al altar de las películas que van al cielo, desatinos intragables. Año tras año. Afortunadamente siempre queda la esperanza de poder ver algo como "The life aquatic" y entonces una vuelve a reconciliarse con el cine, y entonces se entiende que aún puede quedar algo de nobleza y dignidad en esto de criticar películas.

No diré yo que este filme sea una obra maestra, ni tampoco voy a decir que gustará a todo el mundo. Pero sí que puedo decir sin que me tiemble el pulso en el teclado que Wes Anderson representa una de las formas de narrativa más innovadoras que han aparecido por nuestros cines en mucho tiempo. No es la estructura, ni siquiera los hechos de la trama. Es el tono lo que hace a este director tan novedoso. Un tono que parece derivado del mismo Buster Keaton. Nada es evidente en sus películas, ni encontramos el tono farsesco de manera clara. Ni hay grandes gags, ni punch lines ni aserejés varios. Sólo un ingenioso sentido del humor basado en sus personajes "fronterizos" y trufado de innumerables detalles casi imperceptibles, muchos de ellos incluso a menudo a nivel visual.

Existen en el mundo dos tipos de graciosos. Y ambos hacen gracia. Están los primeros, mayoría, que son los que bracean, ríen, ponen caras y dicen "ese hombre que va por la calle y "dise"", y luego está el otro tipo, mucho menos abundante, pero absolutamente gloriosos que son aquellos que son capaces de decir las mayores atrocidades sin levantar siquiera una ceja. Esta película corresponde a ese segundo tipo. Ni uno sólo de los personajes necesita desmelenarse para resultar hilarante. Todos tienen su propia vida, sus propias preocupaciones, sus propios miedos, y es ese conjunto humano tan ralentizado, tan absurdo en su existencia, lo que hace de "The life aquatic" una gran comedia. Y sobre todo el hecho de que los gags casi se cogen con retraso, debido a lo sutiles y silenciosos que resultan. El típico filme en el que estás sonriendo desde que empieza hasta que acaba y que te hace seguir riéndote de algo que ha pasado hace diez minutos porque no puedes dejar de pensar en ello.

Ni un actor sobra en esta ocasión. Y todos ellos encabezados por Bill Murray, un cómico que borda estos personajes que prácticamente no requieren vida aparente. Dándole la réplica Owen Wilson que con Wes Anderson está mejor que nunca. Y coronando la jugada Jeff Godblum (el eterno científco), Willem Dafoe y Angélica Huston, casi en disposición de robar cada secuencia sino fuera porque en todas ellas está Bill. La única un tanto desencajada Cate Blanchett, una actriz demasiado estirada como para no hacer sentir siempre un punto de incomodidad al espectador.

La película aborda la última aventura de Steve Zissou, una especie de Capitán Jacques Cousteau, que hará recordar con una sonrisa aquellas tardes de sábado a todos aquellos que aún cogieron aquella época. El espíritu de aquellas aventuras bajo el mar está captado a la perfección, a la par que distorsionado por una vida marina creada por ordenador y totalmente irreal. Todo acompañado por una banda sonora prácticamente basada en ese genio que es David Bowie, y que ayuda a conseguir esa atmósfera de "esto está lleno de "retards"" que alumbra todo película de Wes Anderson. Y en esta ocasión un medley-poutporri en el que podremos encontrar innumerables géneros cinematográficos, todos realizados de forma absolutamente seria y aún así imposible de liberarse de ese tono de parodia demoledora.

Recomendada para gente a la que le guste regocijarse en los mecanismos del humor más allá de simplemente reirse. Puntuacion