Ficha

País

UK, Canadá, USA

Año

2005

Título original

White Noise

Duración

101min

Dirección

Geoffrey Sax

Guión

Niall Johnson

Reparto

Michael Keaton, Chandra West, Deborah Kara Unger, Ian McNeice

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de White Noise
Autor: sensillo
Fecha: 11/02/2005.
Póster White Noise

White Noise

Digerido por sensillo

Película totalmente prescindible que, de haber estado guardada en la antigua Biblioteca de Alejandría, calzando una mesa, nadie la hubiera echado en falta. Se percibe tras ella un entusiasmo más financiero que cinematográfico, y parece que en estos momentos la intriga paranormal cotiza al alza. Si la tendencia actual fueran los calabacines, seguramente ahora podríamos ver en cartelera al bueno de Michael Keaton de aventuras en la huerta. Dirigiendo la inversión tenemos a un Geoffrey Sax recién salido de la televisión, que es un medio que no acostumbra a dar muchas sorpresas formales.

“White Noise” parte del tema de las psicofonías como pretexto, y con muy poco más ya tiene la historia y la película, pues tampoco es cuestión de cansarse. Algunas situaciones y diálogos aparecen bastante forzadas, sucediéndose por previsibles senderos hasta llegar a un final que no consigue abrir la boca si no es para bostezar. De hecho, la conclusión es, con diferencia, lo peor de esta discreta película. Quienes la sigan con algo de curiosidad e interés por ver desvelado el misterio se tendrán que ver a sí mismos como ejemplos de indulgencia si no terminan presentando una denuncia en el juzgado de guardia. ¡Cuánto mejor hubiera sido cortarla a la mitad y poner chim pon!

Es también irritante el empeño que se pone en indicarle al espectador cuándo debe sentirse intranquilo por medio de la música y, sobre todo, el barato recurso de dar sustos con estruendos súbitos. Es apenas un poco más sutil que los pescozones que repartía de improviso el abusón de la clase, quedándose luego henchido de orgullo por la hazaña mientras decía: “¡Si vieras la cara de susto que has puesto!”. Pues claro que se asusta uno, pero el susto es cosa de un momento, mientras que el otro a día de hoy aun tendrá la memez dibujada en su rostro.

En definitiva, una película que recuerda a tantas otras, algunas incluso peores que ésta, y en la que no caben muchos más comentarios por lo insulsa que resulta. Como si de una buena borrachera se tratase, no dejará más recuerdos al día siguiente que el agujero en el bolsillo.

Recomendada a aquellos que ven el canal de pago la noche de los viernes sin estar abonados, en busca de fenómenos paranormales. Puntuacion