Ficha

País

USA, Hungría

Año

2005

Título original

Sideways

Duración

123min

Dirección

Alexander Payne

Guión

Alexander Payne

Reparto

Paul Giamatti, Thomas Haden Church, Virgina Madsen, Sandra Oh

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Entre copas
Autor: malabesta
Fecha: 16/02/2005.
Póster Entre copas

Entre copas

Digerido por malabesta

Bajo el ñoño título de “Entre copas” se esconde la película "Sideways", una de las multinominadas para los Oscar de este año, de manera un tanto sorprendente; bueno, todo lo que de sorprendente tiene que alguna producción con visos de independiente y poco más que ofrecer al mundo que eso se codee con las hijas de los millones de Hollywood.

La que ahora nos atañe es otra de tantas. Se nos cuenta esta vez el extraño viaje de dos amigos, Miles Raymond (Paul Giamatti), un escritor fracasado y aficionado al vino y Jack (Thomas Haden Church), actor igualmente fracasado y aficionado principalmente a atacar a toda falda que entre en su radio de acción. Así que dichos amigos emprenden una semana de vacaciones, Miles con el fin de despedir la soltería de Jack, que se casa a la vuelta y éste con la intención de pasar una semana loca con su amigo, y así sacarlo de la depresión (de dos años) en la que se sumió tras la ruptura de su matrimonio.

El plan para tan loco viaje consiste en ir de viña en viña degustando los caldos de la baja California, famosos entre otras cosas por "Falcon Crest", a la par que tener largas discusiones sobre el grosor de la piel de las uvas. Cuando el público ya está vibrando de emoción, aparecen en escena Maya (Virginia Madsen, la hermana del Señor Azul) y Stephanie (Sandra Oh), un par de camareras que también le pegan al vino y que acompañaran a los protagonistas en más de un sentido.

En general el ritmo de la película parece marcado por la cofradía del Cristo del Gran Poder, o cualquier paso de Semana Santa. El lento discurrir se acompaña de extensas discusiones sobre vino, literatura, el matrimonio y la vida al final de los treinta. Si bien esto no implica que la película tenga que ser aburrido, hay que ser muy Woody Allen (y últimamente ni así) para que el público se entretenga. La dirección de Alexander Payne, al que conocemos de la entretenida "Election" y la muy buena "A propósito de Schmidt", deja mucho que desear, y sus largos planos de los protagonistas conduciendo, de un racimo de uvas o sus montajes setenteros con división de pantalla hacen que todo el chiringuito aún vaya más despacio.

El cuarteto de protagonistas tampoco lo tiene muy difícil. Las mujeres se limitan básicamente a poner cara de arrobo mirando a sus respectivos compañeros, y de éstos, Jack apenas mueve un músculo. Sólo se salva Paul Giamatti; sin que su personaje sea tampoco demasiado difícil, se ayuda de su físico y de su actuación para darle ese toque extra de realidad, especialmente en los pocos momentos dramáticos (suponemos que la película es una comedia) que monopoliza totalmente.

Resumiendo, una película bastante aburrida, vapuleada en USA por una parte de la crítica, mientras el resto llamaba ignorantes a los anteriores. Juzguen ustedes mismos. Recomendada para sumilleres.

Puntuacion