Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Spanglish

Duración

130min

Dirección

James L. Brooks

Guión

James L. Brooks

Reparto

Adam Sandler, Thea Leoni, Paz Vega, Cloris Leachman

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Spanglish
Autor: bronte
Fecha: 20/02/2005.
Póster Spanglish

Spanglish

Digerido por bronte

Cuando uno ve el título de "Spanglish", pues así como mínimo se imagina que va a ver una fusión de culturas. Pero bueno, es como cuando uno iba a ver "Mejor imposible" y así a bote pronto y sin darle muchas vueltas a la cabeza, se podía imaginar 10.000 situaciones mejores que la expuesta. Y es que James L. Brooks para poner los títulos debe tirar los folios al aire y elige entre los que caen en la mesa aunque tengan poco que ver con el tema en cuestión. Con esto quiero decir que cualquier spanglish en "Spanglish" brilla por su ausencia. Pero podemos encontrar rasgos inequívocos de su autor, lo que aún no sé si es bueno o malo.

En primer lugar un diseño de producción amable en el que todo es bonito y transcurre de manera agradable. Nada de conflictos con los espaldas mojadas. Aquí la mejicana es tan sofisticada, que por ser, hasta es europea, española para más señas. También hay momentos de comedia clásica, como ese "impagable" momento en el que Adam Sandler intenta no caerse con todo el avituallamiento de la terraza. También hay conflictos humanos de gran calado que uno no sabe muy bien de dónde vienen, y parece más bien que los personajes se empeñan de meterse de patas en ellos sin ninguna necesidad. Y sobre todo lo que hay es una indefinición total sobre de qué diantres va la película. Hay amor, hay dinero, hay sonrisas, hay buenos sentimientos, hay cuarenta minutos de desaprovechamiento vergonzoso del recurso de que no se entiendan... sí, sí, sí.... pero, ¿de qué va la película?

Yo les puedo decir de lo que no va. No va, desde luego, de choques culturales. Porque en spanglish no hay un maldito choque cultural. La película se cura en salud al final de todo diciendo algo similar a que la identidad de cada persona tan sólo reside en las circunstancias de la persona (cosa que todos aquellos no aferrados a la boina sabían desde hace tiempo), pero si nos ponemos así, parece harto engañoso anunciar el filme con el consabido "choque de culturas". La película de lo que va más bien es de una española haciéndose pasar por mejicana, al parecer bastante buenorra, y de una wasp que intenta robarle a su hija, porque está más delgada que la suya propia.

Y, ¿qué hay debajo de todo este repolludo envoltorio? Una mente retrógrada que da miedo. Quizás por eso mismo Marge Simpson no trabaja. En "Spanglish" nos encontramos tres mujeres. Dos occidentales, trabajadoras y más o menos en posesión de sus vidas, y una latina, correspondiente al prototipo de madre abnegada que la chica es una joya. Las occidentales son: la abuela, una alcohólica; la madre: una histérica. La latina, madre abnegada, un ejemplo de cordura. La situación tensa entre la occidental histérica y su marido, culpa de ella, claro. Y la culpable de todo, la abuela alcohólica occidental, que andaba por ahí fraguando su carrera en vez de estar en su casa con su hija con la pata quebrada como tenía que ser. Moraleja: pase lo que pase, la culpa es de la mujer más liberada que esté en la habitación. Lo dicho. Aquí sigue primando el arquetipo clásico. Las que se salgan de él, llevarán a su familia a la perdición sin lugar a dudas. Avisadas están.

Por si fuera poco, con una voz en off que no tiene desperdicio se alude socarronamente al complejo de las occidentales por estar esqueléticas, adornando la perorata con que freudianamente eso no significa más que la negación de toda curva, de toda maternidad y por lo tanto de todo placer. Y todo ello, con el rostro suficiente como para hacerlo desde una película en la que las dos actrices protagonistas son dos suspiros. O sea, encima pitorreo. Mucha juerga con la presión/obsesión de las mujeres por ser perfectas fisicamente, mientras visualmente te están dejando claro que eres un palillo o no hay manera de conseguir un papel. Ni nada de nada.

En contraposición a esa madre histérica, está esa madre latina voluptuosa que cuando se pone a contraluz sacando pecho y posaderas, parece el pato Donald. Y en contraposición a todo lo demás, una película nada graciosa, aunque lo intente, que se debate entre ser la hermana tonta de "American Beauty" o la prima retrasada de "Veracruz". Yo aún no entiendo muy bien ese afán de la occidental histérica por promocionar a la hija chicana de la mejicana española, ni tampoco entiendo por qué la española latina se pone tan loca cada vez que le tocan a la niña. Ni tampoco entiendo qué tiene de malo estudiar en un buen colegio con una beca. Ni por qué progresar en la vida equivale a firmar un pacto con el maligno, según la imaginería de todos estos engendros llenos de moralina. Ni por qué al final los occidentales siempre tienen que salir por peteneras con ese sentimiento de culpa sean católicos, protestantes o budistas, dejando entrever que cualquier cultura es mejor que la suya.

Adam Sandler hace lo que puede con un director que para estar bien necesita actores que estén por encima de la dirección, como Jack Nicholson. Téa Leoni, sin ser una mujer que arrobe, me ha despertado lástima y conmiseración, pues sólo un odio cerval del director puede llevar a una actriz a estar tan rematadamente pasada de rosca. Paz Vega, pone muchas caras de "no entiendo", y frunce el morrito ininterrumpidamente, porque para eso mismo la contrataron. Que por cierto, ya está bien de que los españoles hagan de mejicanos. Que hagan alguna vez de españoles, aunque eso ahora esté muy devaluado. Basta ya de quitarles el trabajo a los chamacos.

Recomendada para tontas del bote. Puntuacion