Ficha

País

Canadá, UK, Italia, Sudáfrica

Año

2004

Título original

Hotel Rwanda

Duración

121min

Dirección

Terry George

Guión

Terry George, Keir Pearson

Reparto

Don Cheadle, Sophie Okonedo, Nick Nolte, Cara Seymour, Joaquim Phoenix, Jean Reno

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hotel Rwanda
Autor: malabesta
Fecha: 27/02/2005.
Póster Hotel Rwanda

Hotel Rwanda

Digerido por malabesta

“Hotel Rwanda” es la crónica de la guerra civil que asoló Ruanda (sí, con u), y que aún colea, principalmente durante el año 1994. Contada, eso sí, desde la perspectiva de uno de sus supervivientes y héroes: Paul Rusesabagina, gerente hutu de un hotel de lujo. Supongo que a la mayoría de la gente todo esto del conflicto armado y demás le sonará a un par de telediarios, lo más. Principalmente porque a esa guerra nadie le dijo que no, en enormes pancartas, y eso que por aquel entonces los Goya aún se llamaban Goya.

Don Cheadle interpretá al susodicho, hutu de nacimiento pero casado con una tutsi (Sophie Okonedo). Cuando la guerra estalla, Paul primeramente intentará aferrarse a su empleo, jugando la baza de sus contactos europeos como garantía de seguridad en caso de problemas. Pero en cuanto Europa se escapa de Ruanda, Paul se encuentrá con su hotel lleno de refugiados y sin más ayuda que la de un Coronel casco azul, que a pesar de tener órdenes expresas de no intervenir, intentará hacer lo poco que puede. En general, la cosa tiene un aire con "La lista de Schindler", salvando que es en color; Paul es un hombre con un cierto poder dentro de la comunidad militarmente dominante (en este caso los rebeldes hutus) que usa su negocio como escape para sus vecinos (principalmente tutsis), hasta llegar al punto en el que se ve absorto en esta labor salvadora, llegando a anteponerla a su familia. Sin llegar a tener la fuerza de la película de Spielberg, "Hotel Rwanda" sabe aprovechar su historia, muy impactante, sin caer demasiado en la sensiblería prediseñada que algunas producciones patrias usan sin pudor.

De todas maneras, muchas críticas se le pueden hacer. Por un lado parece que el objetivo de la película es denunciar la indiferencia con la que el resto del mundo se tomó el conflicto: ni Europa, ni la ONU ni la administración Clinton hicieron nada; en general todos muy en su línea. Es de suponer que le habrán mandado cartas al líder hutu amenazando con cortar las relaciones diplomáticas. Eso sí, en cuanto el conflicto terminó, todos muy presurosos se pusieron a juzgar a todo el mundo. Claro que va un poco más allá, porque también mete en el saco a las opiniones públicas, que observaron con pasividad el conflicto. Si uno lo compara, por ejemplo, con el lío de Irak, se puede preguntar si es cierto o no que hay guerras de segunda o de primera en función de la cantidad de barras y estrellas que tenga la bandera de uno de los contendientes.

Pero si el espíritu de denuncia está muy bien, ya patina un poco cuando además le echa la culpa de todo a los belgas, que en la época colonial dieron posiciones de poder a los tutsis por encima de los hutus (que se enfrascan en la guerra civil a modo de vendetta, parece). Si bien es cierto que Bélgica mucho tendrá que ver en dicha guerra, ya se habían producido enfrentamientos hutus-tutsis hace unos seiscientos años, y allí nadie los había ido a colonizar.

La dirección pasa desapercibida por la sobriedad con la que relata todo. No se deleita en la crueldad, que fue mucha, de los rebeldes, y en general centra toda la acción en el hotel y sus inmediaciones; el único contacto con el exterior ruandés lo componen los ruidos de disparos y las escalofriantes transmisiones radiofónicas de la radio hutu. Eso sí, no se crean que la visión de la guerra es descafeinada; un par de visitas de Paul al exterior dan muestra de la barbarie que se estaba cometiendo.

Los actores funcionan muy bien. La pareja Cheadle/Okonedo excelente, especialmente él. Nick Nolte parece que tiene una serie de tics corporales que nadie sabe de dónde ha sacado y que afean un poco su personaje. Cara Seymour como cooperante de la Cruz Roja, Joaquim Phoenix como periodista y Jean Reno como dirigente de la cadena hotelera dan el toque de secundarios de lujo que proveen de redondez al reparto.

En fin, una buena película, recomendada al menos al 90% de la población, según los medios de comunicación. Puntuacion