Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

We don't live here anymore

Duración

101min

Dirección

John Curran

Guión

Larry Gross

Reparto

Mark Ruffalo, Laura Dern, Peter Krause, Naomi Watts

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Ya no somos dos
Autor: malabesta
Fecha: 02/04/2005.
Póster Ya no somos dos

Ya no somos dos

Digerido por malabesta

"Ya no somos dos" es la sorprendente y novedosa película que se centra sobre la vida de dos parejas de casados unidas por la amistad. Con la simple lectura de estas palabras, todos ustedes se imaginan ya con certeza el argumento. Yo, además, tuve que verla entera.

Jack y Terry Linden (Mark Ruffalo y Laura Dern) y Hank y Edith Evans (Peter Krause y Naomi Watts) son amigos y residentes en lo rural americano. Ambos maridos son profesores de escritura creativa y ambas mujeres son, en general. Todos son muy infelices con sus matrimonios y arreglan sus problemas liándose con la mujer del amigo. La cosa es así de simple. Los personajes están todos perfilados con brocha gorda: unos son guapos y viven en una casa limpia con una hija muy lista y ordenada (los Evans), mientras que los otros son más guarretes, su casa es peor, se afeitan menos y sus hijos son poco listos (los Linden). Claro que mientras la hija de los primeros ve documentales sobre la investigación espacial, los niños de los Linden están en el jardín jugando al béisbol con su padre, muy felices ellos. Cliché tras cliché.

La dirección es lo que se podría esperar de un subproducto del cine independiente como es este. Escenas eternas con los personajes mirando al infinito mientras meditan sobre el hombre, el amor, el matrimonio y las marcas de tabaco; todo ello intercalado con planos de árboles llenos de musgo y latas de cerveza encima de una mesa. También son recurso habitual del director los flashback's, usados sin vergüenza a lo largo de toda la película no se sabe si para recordarnos aspectos especialmente sustanciosos e importantes de la trama (que si uno pudiese bajar el volumen en el cine al mínimo y escuchar sólo las imágenes sería igualmente comprensible) o bien simplemente para rellenar porque la cosa se les quedaba corta. Se agradece, eso sí, que las escenas de cama, que aún siendo tórridas y abundantes, se salen de la explicitud habitual, que supongo que principalmente está para llenar la sala de adolescentes de manos callosas y fanes variados.

Los actores hacen más bien poco por levantar la película. En general están todos bastante de paso, y la única que hace un mínimo de esfuerzo es Laura Dern, que tanto se estira que a veces llega al histrionismo. El resto son más bien monocromáticos: Naomi Watts se pasa la película poniendo cara de pena, Mark Ruffalo de preocupación y Peter Krause... bueno, Peter Krause pone cara.

Aburrida película recomendada sólo para castigar a la gente. Puntuacion