Ficha

País

USA

Año

1971

Título original

THX 1138

Duración

88min

Dirección

George Lucas

Guión

George Lucas, Walter Murch

Reparto

Robert Duvall, Donald Pleasance, Maggie McOmie, Don Pedro Colley

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de THX 1138
Autor: sensillo
Fecha: 04/04/2005.
Póster THX 1138

THX 1138

Digerido por sensillo

Ópera prima de George Lucas en la que Robert Duvall y Donald Pleasance se ven inmersos en un terrorífico mundo futuro en el que son obligados a raparse al cero.

“THX 1138” está inserta en el subgénero de la antiutopía, y no da la sensación de que pretenda ocultar su deuda con libros como “1984” y “Un mundo feliz”. Son éstos libros citados por gente de tan diverso pelaje que uno llega a sospechar que sufran mutaciones de edición en edición. Quienes estén acostumbrados al tema no encontrarán nada sorprendente en esta película de lustrosa factura técnica, que en este caso arremete contra la sociedad de consumo.

THX 1138 es el nombre del protagonista, que vive en una sociedad totalitaria que asfixia de tal manera al individuo que la gente es designada por códigos de ese tipo, sin reconocer la importancia de llamarse Ernesto. Todas las personas son condicionadas mediante drogas y un meticuloso lavado de cerebro, que los coacciona para no salirse de la norma y delatar a quien lo haga. No falta la televisión acostumbrando a la violencia contra el disidente, la policía que a la mínima te sacude de lo lindo por tu propio bienestar y el uso perverso del lenguaje. El protagonista sufre una crisis detonada por una cuestión erótico-sexual, y a partir de entonces se inicia la evasión.

No hay, por lo tanto, una gran originalidad en el argumento, pero sí una buena muestra de lo bien que se pueden emplear cuatro pesetas que dejó caer por allí Francis Ford Coppola. En esta sencilla película de ciencia ficción no se necesitan los espectaculares combates de naves de “Star Wars” para mantener nuestra atención. Se basta con explotar nuestros miedos actuales jugando a proyectarlos en el mañana.

George Lucas demuestra estar dotado de una imaginación visual desbordante sin necesidad de caer en el barroquismo. Con una escenografía totalmente simple consigue recrear el mundo de pesadilla en el que vive el protagonista. Demuestra también una gran pericia en la dirección de efectos especiales en las pocas escenas en las que se hacen precisos, estando la película sustentada en la descripción de esa antiutopía antes que en la acción y la pirotecnia.

Duvall y Pleasance están ambos muy bien en sus respectivos roles. Los dos volverían más adelante a encarnar a muchos calvos de cine. La actriz Maggie McOmie, sin embargo, pese a no hacerlo mal tampoco, no volvería a asomarse a las pantallas de cine.

Siendo breve como es, no llega a cansar en ningún momento, aunque deja tras de sí un premeditado regusto amargo. No es, desde luego, comparable en ningún caso con la celebérrima saga galáctica de Luke Skywalker, sino una rareza que recomiendo visitar aprovechando su reedición en formato “montaje del director”. Bien interpretada y sabiamente construida, es un reseñable debut tras las cámaras de quien sin embargo perdería mas tarde el pulso con su “Amenaza Fantasma”

Recomendada para los que odian ir al médico, y para los que fueron a por lana y salieron trasquilados. Puntuacion