Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

The pacifier

Duración

91min

Dirección

Adam Shankman

Guión

Thomas Lennon, Ben Garant

Reparto

Vin Diesel, Lauren Graham, Faith Ford, Brittany Snow

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Un canguro superduro
Autor: sensillo
Fecha: 08/04/2005.
Póster Un canguro superduro

Un canguro superduro

Digerido por sensillo

Hacía tiempo que no iba a ver una película de Walt Disney. No de Buenavista, ni Pixar, sino de Disney. No recordaba que se murieran tantos malos al principio. No se asusten; no es que se vea cómo se mueren, pero hay explosiones y cosas así y se da por supuesto que van derechos al cielo de los malos.

Vin Diesel prueba suerte con la comedia familiar en “Un canguro muy duro”, siguiendo los pasos de otros cachas de Hollywood -con bastante más carisma que él, todo hay que decirlo- como Stallone o Schwarzenegger. Tiene bastantes complicaciones para sacar adelante un personaje más allá de los mamporros, pero el resto del elenco hace lo posible por estar a su nivel.

En general suelo huir de las producciones familiares, y pienso que la profesión de crítico de cine debería contar con medallas al valor para este tipo de casos. No es que me reconforte, pero me puedo imaginar la pesada carga que tuvo que soportar el director, rodando con tantos niños y un pato. Es de sobra conocido que la profesión de director de cine es de las que más socios aporta al club de admiradores de Herodes.

Vin Diesel es un soldado de élite a quien le encomiendan la dura misión de custodiar a unos niños que recientemente han quedado huérfanos. Como padece un transtorno mental que le obliga a comportarse como el sargento de hierro en todo contexto, obliga a los chavales a someterse a un régimen castrense bastante idiota, pero que resulta ser providencial para vida de los chicos. Como todo está ya muy visto, no sorprende a nadie que el momento más terrible para el soldado llega cuando se tiene que enfrentar a las cacas del bebé. ¡Como si los bebés no tuvieran triquiñuelas mucho más letales que los pañales!

La película explota esta situación de supuesta comicidad y poco más, aparte de proponer la disciplina del silbato y el grito como la panacea para la educación de los jóvenes. Se suceden escenas, unas menos graciosas que otras, pero la película no se puede decir que avance, sino que se extiende. De los pocos momentos que se pueden salvar contamos con una coreografía de lucha involucrando juguetes infantiles y que alguien se atreviese a expresar en público que Vin Diesel tiene tetas.

Poco más se puede decir de esta peliculilla de manual, hecha con uno de esos moldes que usa la Disney de forma industrial. Es muy funcional, concebida para entretener a la chiquillada durante un rato, lo cual no deja de ser un propósito encomiable, pero fuera de ese contexto no tiene más interés que un vídeo explicativo del proceso de fermentación de la leche.

Recomendada para quienes quieran que sus niños escuchen los gritos de otro, para variar.

Puntuacion