Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

In good company

Duración

109min

Dirección

Paul Weitz

Guión

Paul Weitz

Reparto

Dennis Quaid, Topher Grace, Scarlett Johansson, Marg Helgenberger

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Algo más que un jefe
Autor: bronte
Fecha: 12/04/2005.
Póster Algo más que un jefe

Algo más que un jefe

Digerido por bronte

Aquí nos llega una película sobre uno de los peores aspectos del sistema americano: lo durísimo de su mercado de trabajo. Allí lo del "no pain, no gain", lo llevan hasta tales extremos, que por eso son los mandamases en todo, pero la cosa bien mirada es espeluznante. No es que aquí no pase, que pasa, pero vaya, parece que con menor intensidad. En USA, la vida laboral es lo más parecido a una montaña rusa. Y esto es lo que les pasa a estos personajes. Un día están en la cresta de la ola, al siguiente día en la calle. Menos mal que a los oriundos ya los educan desde pequeños para tal dinamismo ocupacional. Pero vamos, que a los europeos se nos ponen los pelos como escarpias ante semejante panorama.

En la temática este "Algo más que un jefe", puede recordar tangencialmente a ese ya clásico que es "Glengarry Glen Ross" (pese a los intentos de James Foley por convertirlo en un telefilme), pero vamos, nada que ver. Aquí, Paul Weitz, no quiere renunciar por nada del mundo al toque familiar y almibarado y con pulso firme consigue que una película que empieza muy bien, se vaya desplomando lentamente por la ladera más insustancial. Y hay que echarle la culpa a él directamente, porque no sólo es el director, sino también el guionista. Yo no digo que haya que sacar a Dennis Quaid bebiendo de una bolsa de papel en plena calle, pero la trama "amorosa" era perfectamente prescindible.

El argumento aborda la peripecia de Dan Foreman, recién cincuentón, a punto de ser papá por tercera vez, que ve como los nuevos dueños de su trabajo, le relegan a subordinado de un jovencillo tiburón de los negocios. A partir de aquí, muchísimos despidos para optimizar recursos, y la angustia de nuestro protagonista por mantener un status económico en un mundo en el que la seguridad es tan sólo un concepto automovilístico. Insisto, esta primera parte, sin caer en la sordidez de obras como la anteriormente citada de Mammet, consigue hacer al espectador partícipe de lo angustioso de la situación.

Sin embargo, es tal el afán del director de "humanizar" a su joven promesa, que no se le ocurre nada mejor para ello, que introducir una trama de amor, que ni es trama de amor ni es nada de nada. No conmueve, no encandila, no impresiona. Lo único que hace es molestar. Y además, la sensación con la que uno se queda es que es monográfica en la segunda parte del filme, con lo cual el espectador serio está deseando que vuelva otra vez la problemática de Dennis, que no sólo es mucho más guapo que el tal Topher Grace, sino que además tiene un papel mucho más atractivo. Resulta mucho más interesante el drama de un padre que a los cincuenta años se ve al borde de perder su trabajo sin posibilidad de conseguir otro, que el de un chico de 26 años que tiene que decidir qué tipo de persona quiere ser.

Así que ahí estamos. Al final la cosa se queda en una historia de aprendizaje con su viejo sabio, y su joven padawan. Y la bondad triunfa por encima de todo, pese a cargarse el riguroso retrato que podía haber sido la película. Un estorbo absoluto Scarlett Johansson, que para mí entra dentro de la categoría de actores/actrices tan pagados de sí mismos, que en vez de interpretar parece que están dando una clase magistral de interpretación. Personalmente, yo nunca he visto a Scarlett Johansson interpretando a un personaje. Siempre he visto a Scarlett Johansson haciendo un ejercicio difícil de interpretación, que parece que está esperando a que aparezca Lee Strasberg de un momento a otro en plano para reprocharle que no está poniendo en práctica la memoria emocional. Topher Grace, además de tener nombre de caramelo, no desmerece en su trabajo, y sabe aportar esa mezcla entre el joven profesional que se quiere comer el mundo, y el postadolescente que no acaba de creerse que la vida es como parece.

De Dennis Quaid poco se puede decir aparte de que es un gran actor. Pocos como él saben transmitir esa humanidad. También aparece en pantalla Marg Helgenberger, más conocida como la Catherine Willows de "CSI Las Vegas". Además de la poca decencia a la hora de desarrollar la historia, la película se resiente duramente con todos esos momentos musicales que el director decide intercalar cada diez minutos aproximadamente. Uno está viendo la película tranquilamente y cada dos por tres se ve obligado a tragarse una canción entera acompañada por imágenes de elipsis temporales que a nadie interesan. Un uso detestable que suele ser la marca de un guión/dirección faltos de imaginación.

La película no obstante, se deja ver, y tiene sus grandes aciertos, y hasta su momento límpidamente cómico, en el cumpleaños de Quaid. No recomendada para gente con mentalidad funcionarial, que esos van a sufrir de lo lindo.

Puntuacion