Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

An unfinished life

Duración

107min

Dirección

Lasse Hallstr÷m

Guión

Mark Spragg, Virginia Korus Spragg

Reparto

Robert Redford, Jennifer Lopez, Morgan Freeman, Josh Lucas, Camryn Manheim

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Una vida por delante
Autor: bronte
Fecha: 10/05/2005.
Póster Una vida por delante

Una vida por delante

Digerido por bronte

"Una vida por delante" es el tipo de película que suena a transposición sobre un best-seller. Increíblemente no es así, por lo que habrá que concluir que los guionistas leen muchos best-sellers. Otra deducción del mismo pelaje es que posiblemente este filme les guste mucho a los lectores de best-sellers. Otra más, que a su director, Lasse Halström, le agrada mucho adaptar best-sellers, y si no puede, pues se apunta a guiones que lo parezcan. Y otra más, que a Robert Redford le "pone" hacer de vaquero. Y que a su edad, él aún "pone" a unas cuantas.

Tanto originalmente una novela como no, el guión no es todo lo bueno que pudiera ser. Con ser básicamente igual a muchos otros, en esta ocasión los costurones se notan en exceso. Es fácil apreciar cuáles son las tramas estancas de la historia sin que ésta fluya con naturalidad. Ora conflicto "maltrato", ora conflicto "definición de accidente", ora conflicto "derechos del menor", ora conflicto "perdón y liberación". También es un tanto reprobable el uso torpe de la metáfora, uso torpe y repetido. No es el relato el que va presentando los paralelismos entre unas y otras situaciones, sino que éstas se fuerzan para poder poner un ejemplo mascado que el espectador con bajo cociente intelectual pueda entender sin problemas. Por ejemplo, para tratar los conflictos "definición de accidente" junto con "perdón y liberación", Jennifer López rompe un plato sin querer, ante el irreprimible enfado de Redford. La buena de J.Lo aduce "ha sido un accidente; sólo es un plato", y él increpa: "¿no entiendes que no todo es reemplazable?". Como se puede apreciar, la sutileza no es una de las virtudes de esta película.

Y es que Lasse Halström no es un director sutil. Ni tampoco es un director elegante. Muy al contrario, en muchas ocasiones se le va la mano un poco así como quien no quiere la cosa, hacia un tono melodramático y cursilón en el que los personajes se tornan grandilocuentes y pesados. Con ser "Una vida por delante" mucho mejor que desatinos como "Chocolat" y "Las normas de la casa de la sidra" (un despropósito completo la primera, y un cúmulo de tópicos inaceptables la segunda), aquí tampoco ha sabido darle auténtica consistencia a los personajes y parece que en todo momento jugara con el espectador a los trileros. Todo su empeño en mostrarnos al personaje de Redford como una especie de monstruo que jamás aceptará a su nieta, se desinfla en la segunda secuencia en la que el buen abuelo ya está haciendo migas con la niña. Si el personaje de López huye de un maltratador que le hace la vida imposible, en la quinta secuencia ya nos la presentan en el coche de un hombre explicitándole (explícitamente) que no podrá pasar tres semanas sin sexo. Con personajes tan volubles, tan poco de una pieza, no hay manera de tomarse la historia en serio.

El único personaje compacto es el de Morgan Freeman, pero básicamente porque sale poco y además, es el mismo personaje de siempre, así que Freeman ya le tiene más que cogido el tranquillo. Y para mí, la auténtica estrella de la película es la niña, llamada Becca Gardner, y que no sólo mantiene una gran naturalidad ante la cámara, sino que además interpreta un personaje sorprendente por lo inusual. Cuando una ya espera una niña satánica, con visera del revés, actuando como una adulta, insultando a los mayores, y haciendo reproches a todo bicho viviente que pase por ahí sobre como están traumatizando su niñez, tanto guionistas como director regresan al Planeta Tierra y nos presentan una cría un poco como los que había antes de entrar en la era MTv.

La película hace un uso profuso de las panorámicas en las que se puede apreciar el bello paisaje de Wyoming, y no hace ascos a viejas triquiñuelas para demostrar la grandeza de los personajes que quieren pasar por ser malas personas. Así que también habrá una ligera dosis de testosterona para que las admiradoras de Redford, entre las que me incluyo (sólo de pensarlo me sonrojo), se alegren viendo al abuelete más atractivo del mundo ponerse chulito. Pese a haberme detenido en los fallos formales del filme, se hace necesario que añada que "Una vida por delante" es una cinta amable, que habla de personajes golpeados por la vida (es verdad que de forma no muy profunda ni brillante), pero incide en temas universales como son la aceptación del pasado, y sobre todo el perdón como liberación. Algo que todos el mundo ha pensado o sentido en algún momento. Así que puede ser una buena opción, si se tiene un espíritu con tendencia a la sensibilidad, y se es permisivo con los productos no excesivamente logrados. Estamos hablando de profesionales y aquí todo el mundo cumple con su cometido. Aunque Jennifer López sólo con su "come".

No quiero acabar esta crítica sin hacer referencia a una de las "sutiles" metáforas de la película y que consiste en el lamentable espectáculo de ver a un hermoso oso encerrado en una jaula de 25 metros cuadrados. Hablando de liberación, sería magnífico que nuestras sociedades se liberaran de prácticas tan aberrantes como la de tener a los animales encerrados en zoos, en vez de en libertad en sus hábitats, que es donde tienen que estar.

Recomendada para gente tranquila y amigos de Winnie the Pooh. Puntuacion