Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Star Wars III: Revenge of the Sith

Duración

140min

Dirección

George Lucas

Guión

George Lucas

Reparto

Hayden Christensen , Ewan McGregor, Natalie Portman, Ian McDiarmid, Frank Oz

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Star Wars III: La venganza de los Sith
Autor: bronte
Fecha: 2005-05-17.
Póster Star Wars III: La venganza de los Sith

Star Wars III: La venganza de los Sith

Digerido por bronte

Gran película. Tanto, que quizás no les compense consultar esta crítica antes de verla. Y hasta aquí puede leer y el que avisa no es traidor. ¿Es "La venganza de los Sith" la mejor entrega de toda la saga? Difícil cuestión. Lo que está claro es que es la clave entre las dovelas. Da sentido a las cinco restantes, y como último capítulo facturado aborda un tono oscuro y fatalista que nunca antes se había visto por estas galaxias. En el episodio III por fin se desvela el por qué Anakin sucumbe ante el lado oscuro, que viene siendo por la misma razón por la que en las películas de terror son los más promiscuos los primeros en caer, la misma explicación por la que los griegos relacionaban Eros y Tánatos, y el mismo motivo por el que la gran mayoría de las religiones del mundo exigen el celibato a sus ministros. Y los Jedis, mientras no se demuestre lo contrario, son una actualización de aquello del monje guerrero, mito que ya circulaba por Occidente mucho antes de que nos enteráramos de que existían los shaolines.

Ahondando en el amor de los anglosajones por Shakespeare, en este filme nos encontramos una referencia de segundo orden al gran dramaturgo. La última secuencia de Padmé Amidala homenajea el famoso cuadro "Ofelia" del prerrafaelista John Everett Millais (Ofelia es el principal personaje femenino de "Hamlet"), y es que bien mirado, ningún autor merece más ser citado en este filme. Es tal la estructura de tragedia adornada por el debate filosófico y político que, de no ser por los sables láser, hasta se podría pensar que "La vengaza de los Sith" es el plagio de alguna obra olvidada de Don Guillermo. No olvidemos que nos encontramos ante un personaje ante el abismo de tomar una compleja decisión ética. En todo caso, el final moral de Padmé es muy similar al de Ofelia, tan decepcionado el amor. Siempre se puede uno fiar de los clásicos.

Las tragedias se definen básicamente por la muerte de un inocente, por la fatalidad que recorre la trama y las buenas tragedias, las que son realmente grandes, sobre todo vienen dadas por la inutilidad del sacrificio del héroe. Aquí mueren inocentes en cantidades desorbitadas, hay una fatalidad inherente al propio destino de cada personaje, y el sacrificio de Anakin será de los más inútiles que se han visto en la historia del cine. Porque si esta película merece la calificación de sobresaliente, es por la dimensión tremendamente humana (donde se conjuga lo mejor y lo peor) que se le ha querido dar a su personaje principal. Hubiera sido muy fácil explicar el cambio de Skywalker a través del simple afán de poder, pero ¿para vender el alma al diablo existe una razón mejor que el amor? Creo que no. De ahí que los Jedis insistieran tanto en lo de la soltería. El afecto intersexual es tan potente, y genera tantos sentimientos encontrados que amar necesariamente tiene una parte de insensatez y otra de esclavitud. Anakin se convierte en un esclavo desde el mismo momento en que conoce a Padmé, y aunque cambiará de dueño, esa condición no desaparecerá hasta que en el episodio VI llegué la redención a través del hijo. La película juega además con la profecía autocumplidora, el mito del ángel caído y remite levemente al topos de Frankenstein cuando coloca en el lado oscuro el juego con la vida y la muerte, ya que como todo el mundo sabe, los del lado "bueno" aceptan estos fenómenos como un contínuo que no debe de ser alterado.

El filme, lleno de metáforas visuales, llega al culmen de la inutilidad y del dolor cuando Darth Vader ve por primera vez el casco que será su prisión, instante que yo destacaría como el más impresionante dentro de una película que está repleta de momentos electrizantes. El nivel de los efectos especiales se da por supuesto, y poco más sobre el tema conviene decir, sino es el hecho de que más allá del reflejo de los sables, todos y cada uno de los f/x están diseñados con verdadero talento, ya que sin resultar cargantes, consiguen crear la combinación entre el mundo fantástico y ese ambiente desgraciado y apocalíptico que acompaña a Anakin. Es en este episodio dónde queda claro que SW es la historia de la saga de los Skywalker, y posiblemente, quizás por fin Han Solo pase a tener el papel de atractivo alivio cómico que siempre le ha correspondido en realidad. A este respecto, me toca defender el trabajo de Hayden Christensen, que incluso desde estas páginas ha sido vilipendiado, y sin el que, sinceramente creo, el episodio III no sería la excelente obra que es. Existe un calificativo en la lengua castellana que define su mirada como ningún otro: torva. Pocos actores aguantarían esa expresión en tal cantidad de planos, no sólo sin resultar cansino, sino manteniendo la fuerza y el empaque en todas ellas. Su trabajo ilustra a la perfección aquello que se da en llamar "el conflicto interior del personaje", y al mismo tiempo lo mantiene dentro del discurso épico. El resto del reparto brilla con la misma intensidad, cada uno en su cometido.

Pero "La venganza de los Sith" no es sólo la historia de un joven que se quiere beber la vida y de una historia de amor pero que muy desgraciada. También es una reflexión sobre el mundo que nos ha tocado vivir, y que a los españoles no les resultará indiferente cuando escuchen palabras como "separatistas", "libertad", "paz", "diálogo" y otras muchas que de tanto usarlas empiezan a perder su significado. El personaje de Padmé es el que soporta mayormente el relativismo del filme con sus dudas sobre cuál es "el bando correcto", aunque de sus labios también saldrá una de las mejores frases del filme: "Así es como muere la libertad: con un estruendoso aplauso", un reflejo de cómo en los peores momentos de la historia siempre ha habido una gran mayoría alegre y confíada en que se hacía lo mejor. También se reflexiona sobre el concepto absoluto de "paz" que utilizamos hoy en día, seguros de que no existe nada por encima de la "paz". Y sin embargo, la paz no significa nada sino está amparada por la libertad y la justicia; la paz no es válida a cualquier precio. Y anakin conseguirá "la paz" a un precio muy caro. Tan caro que acabará con los valores que le convierten en un Jedi, y con lo que más quiere. Consigue la paz renunciando a todo lo que es y en lo que ha creído. El emperador sí que será capaz de asegurar la paz perpetua. Afortunadamente esa "paz" acabará con la sublevación de los Jedi en las tres últimas entregas.

Una película emocionante, llena de aventura y con numerosos niveles de significación que satisfarán a los que van buscando el mero encontronazo de sables y a los que busquen temas para una apasionante tertulia. Recomendada por lo tanto para todo el mundo. En mi sesión (estas películas hay que verlas con público de verdad), al aparecer en pantalla el famoso "Hace mucho tiempo, en una galaxia, muy, muy lejana..." alguien dijo "Amén". Y tanto.

Puntuacion