Ficha

País

USA

Año

1998

Título original

The negociator

Duración

139min

Dirección

F. Gary Gray

Guión

James DeMonaco, Kevin Fox

Reparto

Samuel L. Jackson , Kevin Spacey, David Morse, Ron Rifkin, John Spencer, Paul Giamatti, J. T. Walsh

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El negociador
Autor: sensillo
Fecha: 24/05/2005.
Póster El negociador

El negociador

Digerido por sensillo

No debe quedar profesión en el mundo sobre la que no se haya rodado una película. “Negociador” trata sobre esos agentes de policía, mitad psicólogos, mitad comerciantes fenicios, que se tienen que apañar para canjear unos cuantos rehenes sin afeitar por un millón de dólares en billetes pequeños no correlativos, un helicóptero en la azotea y un apartamento en Torrevieja, Alicante. A primera vista da la impresión de que el tema pueda tener más tirón en taquilla que los quehaceres de los sexadores de pollos, así que a alguien se le ocurrió enfrentar cara a cara a dos de estos negociadores a ver qué pasaba.

Lo que pasó es que contrataron a Kevin Spacey y Samuel L. Jackson para encarnar los roles principales y la película descansa en gran parte en el duelo interpretativo de tan populares rostros. El resto del reparto esta constituido por actores lo suficientemente anónimos y desconocidos como para no eclipsar a las dos estrellas.

Danny Roman (Samuel L. Jackson) es un agente de policía osado e impulsivo que se las sabe todas en cuanto a negociaciones en las que hay rehenes involucrados. Se ve envuelto en un turbio asunto de corrupción policial y alguno de sus compañeros le prepara una encerrona que le convierte en principal sospechoso de asesinato. Con escasa fe en el sistema judicial y en la Virgen de Fátima, en un abrir y cerrar lo encontramos atrincherado en una comisaría junto con un grupo de rehenes. Sólo aceptará negociar con Chris Sabian (Kevin Spacey), conocido por apostar por la vía diplomática incluso contra las hordas de Atila el huno. Ambos se conocen al dedillo el manual del buen negociador, al igual que los guionistas conocen el del guión.

La película transcurre por cauces bastante previsibles y conocidos, aunque no llega a aburrir merced de un guión lo suficientemente bien trabajado en cuestión de ritmo, que hace que no le prestemos demasiada importancia a algunos detalles resueltos de manera bastante ramplona. Se encalla un poco, no obstante, tras la presentación del personaje de Samuel Jackson al principio. No será hasta haber pasado media hora de la película cuando presentan al otro protagonista y uno empiece a adquirir conciencia de que la historia acaba de arrancar de verdad. Por descontado, se le exige al espectador que sienta cierta simpatía por el trabajo de Jackson y Spacey, cuyos personajes, muy en la línea de cada cual, llenan casi la totalidad del filme.

Un thriller sin demasiada originalidad, capaz de aportar un rato de entretenimiento, que no es poco, pero que a buen seguro hubiera pasado desapercibido de contar con otros actores protagonistas.

Recomendada a quienes quieran tener a sus rehenes entretenidos un rato, sin dar la lata. Puntuacion