Ficha

País

USA, Francia, UK, Hong Kong

Año

2005

Título original

Unleashed

Duración

102min

Dirección

Louis Leterrier

Guión

Luc Besson

Reparto

Jet Li , Morgan Freeman, Bob Hoskins, Kerry Condon, Vincent Regan

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Danny the dog
Autor: bronte
Fecha: 2005-06-01.
Póster Danny the dog

Danny the dog

Digerido por bronte

Reconozco que a mí Jet Li me gusta más que a un tonto una tiza. Aún así, no me queda más remedio que asomarme por estas páginas para hacer pública una verdad lacerante: "Danny the dog" es más mala que peor (¡y a ver si traducimos los títulos, los de la excepción cultural!). Es totalmente cierto que se nota que es una coproducción a ocho manos entre el Reino Unido, USA, Francia y Hong Kong. Demasiadas manos para cualquier cosa. En vez de trabajar en equipo, más bien cada país ha hecho un cacho de película (totalmente a su aire), luego los han mezclado tipo scratching mejillonero y a vivir que son dos días.

La parte americana se nota en la temática gangsteril y en cierto esmero en la producción, la hongkonesa en las luchas de artes marciales, la británica en esa afición por presentar Glasgow como un sitio poco recomendable, lleno de lumpen (pobres lugareños) y la francesa en todo lo demás, que viene siendo un guión lamentable con unas frases lamentables y unos cosidos y recosidos (para meter muchas patadas) que requieren de un descaro casi inhumano y de una indulgencia divina por parte del espectador.

La historia aborda la traumática vida de un ser humano criado como un perro por un mafioso deleznable. Tan extraña educación tiene como objetivo el que vaya matando gente por ahí al grito de ¡hia! Semejante personaje obliga a Jet Li (que con todo es lo mejor de la película) a aguantar durante todo el metraje con cara de Petete. Podríamos decir que está mucho mejor en cualquier otra situación elegida al azar, pero dejemos pasar el comprometido tema, que irremediablemente, me obligaría a decir cosas que no quiero. El chico será redimido por una familia interracial, que consta de: un afinador de pianos ciego, interpretado por Morgan Freeman, que sin echarle sin quiera un ojo a la cosa, va recogiendo a cuanto tipo raro se encuentra por ahí; y de una niña de dieciocho años, sin duda afectada por la misma enfermedad que Robin Williams en "Jack", y que tiene unas arrugas y unas patas de gallo que hacen muy creíble, fotograma a fotograma, que acabe de alcanzar la mayoría de edad. Para trabajar más a conciencia el personaje, la niña, interpretada por Kerry Cordon, lleva aparato en los dientes, y cada vez que aparece en pantalla se ríe compulsivamente de esta manera :"jijijiji". Non-stop jijijeo.

Puede parecer que la tal Victoria es muy buena persona por la forma tan generosa en que acoge a un tipo rarísimo en su casa, un tipo que lleva un collar de perro, y que no sabe ni mantener una conversación, aviso. Al afinador de pianos y a la anciana prematura, les da igual convivir con semejante ejemplar. No me extraña, yo también estaría tranquilísima (si antes hubiera visitado un IES español). Pero la niña en cuestión es malvada. ¿Creen ustedes que le explica al chico las reglas de la vida para que sepa comportarse? Nada más lejos de la realidad. Primero le pone el plato de sopa en la mesa, y cuando el pobre Jet Li ya se ha autohumillado hozando en el mismo, entonces y sólo entonces es cuando la buena mujer se digna a explicarle como se utiliza la cuchara. Jijijiji. El mismo procedimiento con el helado. Cuando Jet Li ya se ha criogenizado las cuerdas vocales es cuando el alma caritativa le enseña el significado de la palabra "pausadamente". Jijijiji.

El lector agudo quizás ya se haya percatado de que, con todo, algo falta en la película para ser soberbia: una moza en pelota picada. Es verdad que el tema parece que no se presta mucho, porque claro, como la película está desarrollada en Glasgow, no es tan fácil poner una barra americana, e incluir una luchadora desnuda... ya hubiera sido el despiporre. Pero que no cunda el pánico. En la lucha final, Jet Li, y un maestro Jedi que aparece por ahí, van recorriendo uno a uno todos los apartamentos del vecindario. Y ¿a que no saben dónde van a parar? Al cuarto de baño de uno de ellos. Y ¿a qué no saben que hay en el cuarto de baño? Efectivamente: una mujer duchándose. Alguno se tranquilizará pensando que la susodicha se tapa con la cortina del baño. Buen intento. La cortina del baño es transparente. Espero que este único detalle dé testimonio suficiente del nivel general del filme.

Pero no todo es malo. Está Jet Li y están las escenas de acción que a mí me han divertido profusamente. Las habrá mejores, no lo dudo, pero estas también son espectaculares y no decepcionan. Así que recomendada para gente con concentración alterna. Jijijiji.

Puntuacion