Ficha

País

USA

Año

1976

Título original

Murder by death

Duración

94min

Dirección

Robert Moore

Guión

Neil Simon

Reparto

Eileen Brennan, Truman Capote, James Coco, Peter Falk, alec Guinness, Elsa Lanchester, David Niven, Peter Sellers, Maggie Smith

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Un cadáver a los postres
Autor: bronte
Fecha: 13/06/2005.
Póster Un cadáver a los postres

Un cadáver a los postres

Digerido por bronte

Al final me voy a comprar un póster de Neil Simon. Supongo que por el malvado efecto de la comparación, películas que hace años me habían dejado más o menos indiferente, ahora me parecen obras notables. Una de ellas es "Un cadáver a los postres", que en inglés tiene el absurdo título de "Murder by death", y en la que Neil Simon, con su habilidad indiscutible para el diálogo rápido hace una estupenda parodia del género policiaco y detectivesco de los años 30 y 40 (en el cine americano, claro). 

Truman Capote (el escritor) es el retorcido Lionel Twain, quien convocará en su palacete a los cinco mejores detectives del mundo para que resuelvan un asesinato. Así aparecen la Señorita Marbles (parodia de la Señorita Marple de Agatha Christie), Dick y Dora Charleston (los Nick y Nora Charles de Dashiell Hammett, interpretados en su momento por William Powell y Mirna Loy), Sidney Wang (el Charlie Chan de Biggers), Milo Perrier (Hercule Poirot de Christie de nuevo), y Sam Diamond (el Sam Spade de "El halcón maltés" también de Hammett). Este último desentona un poco en el ambiente general, que es mucho más tipo Agatha, pero para compensar está el mayordomo, que no podía faltar en un sarao de este tipo.

La película guarda la estructura de unos personajes encerrados en un espacio que tienen un tiempo límite para resolver un asesinato. Por supuesto, toda la intriga referente a las pistas y los indicios no tiene ni pies ni cabeza. Pero eso es uno de los recursos más efectivos del filme. Los despropósitos a través de los cuales la acción sigue avanzando hacia nadie sabe nunca dónde. Lo realmente importante de todo el conjunto es la manera en que personajes tan particulares y reconocibles interaccionan entre sí, y sobre todo los estupendos diálogos que no dan tregua al espectador atento, que sin lugar a dudas sabrá ver una ironía o un chascarrillo en cada línea de texto.

Los rasgos de cada personaje son exprimidos hasta el máximo, y el autor no deja de reírse de un género tan "falso" (con todo el respeto y admiración) como es el detectivesco. Y es que, por si no se habían dado cuenta, no tanto en Hammett (cuyos detectives saben casi menos que el lector), pero si mucho en Christie, Conan Doyle y primos y familiares, la información se nos escamotea de manera flagrante para que al final el detective se pueda lucir pomposamente con sus increíbles deducciones. También hace un repaso de los clichés del género, (tormenta en el exterior, serpientes en la cama...) y de ahí que uno de los personajes principales sea el mayordomo. Aunque un mayordomo un tanto peculiar, todo hay que decirlo.

El plantel actoral es impresionante. No sólo por Truman Capote, sino por clásicos del cine de todos los tiempos como David Niven, Maggie Smith, Elsa Lanchester, Peter Sellers, y Alec Guinness. Con estar todos soberbios, Peter Falk también conocido como Colombo, en el papel de Sam Diamond, se lleva la palma. Una película muy divertida, sin mayores pretensiones, aunque casi sin hacer ruido, ponga patas arriba todas las convenciones del género.

Recomendada para todos aquellos que saben apreciar el humor inteligente.
Puntuacion