Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Primer

Duración

78min

Dirección

Shane Carruth

Guión

Shane Carruth

Reparto

Shane Carruth, David Sullivan, Casey Gooden, Carrie Crawford, Anan Upadhyaya

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Primer
Autor: sensillo
Fecha: 14/06/2005.
Póster Primer

Primer

Digerido por sensillo

Muy independiente película que supone el debut cinematográfico de Shane Carruth como director, guionista, actor, editor y, en general, cualquier cosa que se haga profesionalmente delante o detrás de las cámaras.

“Primer” es una película de ciencia ficción financiada con las vueltas de comprar el pan. Con este presupuesto, había dos caminos a elegir. Uno de ellos conduce por el camino de la nostalgia y apuesta por embutir al vecino con papel de aluminio, dándole aspecto de bocadillo más que de androide, como en aquellas películas en blanco y negro de los años 50. Sin embargo, Shane Carruth apostó por un guión muy clásico dentro lo que es la ciencia ficción “dura”. Como relato corto no sería demasiado original, pero en formato cinematográfico ha sido llegar y besar el santo. Ha sido como un morreo a San Sundance, más concretamente.

Trata sobre dos ingenieros (cuatro en realidad, pero dos de ellos apenas pasaban por allí) que trabajan en sus ratos libres sobre una máquina que ni ellos mismos saben exactamente qué podrá hacer. Como efecto colateral de lo que parece un dispositivo reductor de masa, el invento se demuestra capaz de deformar el espacio-tiempo, funcionando como una peculiar y extraña máquina del tiempo. El guión explota las paradojas que suponen los viajes temporales, dando una vuelta de tuerca a cada paso que da, y confiando en que a cada giro argumental más y más espectadores caigan en un estado de confusión. No se puede entender de otra manera sino que el guión de “Primer” es premeditadamente oscuro. Corren incluso rumores de que se desechó alguna secuencia bastante explicativa para que el espectador tuviera que estrujar con mayor ahínco las neuronas. Se dice también que hubo una persona capaz de seguir y comprender el argumento totalmente en el primer visionado, pero esto ya entra dentro del mundo de los mitos y leyendas, como los Reyes Magos, Superman o el crítico de cine bien pagado.

En su aspecto técnico, la película es tan modesta como su presupuesto. Rodada sin grandes aspavientos, a lo más que llega es a intentar imitar ese aspecto documental tan de moda en el cine marginal, pero que a mí personalmente no me hace mucha gracia. En cualquier caso, nada que se haga notar mucho ni distraiga la atención. Es una película muy fría en todos los aspectos, incluidas las interpretaciones, que quiere dejar muy claro desde un principio que no busca conmover. La preparación científica del autor le da a los diálogos ese halo de credibilidad que en otras películas de ciencia ficción arruina una jerga esotérica más propia de la bruja Lola que de alguien que haya sacado el bachillerato.

Es más habitual encontrar un relato así sobre el papel, formato en el que el receptor puede detenerse para coger el ritmo o incluso releer algunas líneas sin grandes agobios. En la pantalla, puede ser bastante frustrante desde el momento que da uno el primer tropezón y ya se ve incapaz de seguir el relato. Podría haber sido mucho más de haber tenido más interés en explicar la historia. Si de montajes audaces se trata, prefiero la narración de la entretenida “Memento”, en la que al final todo cobra sentido sin necesidad de ir a comprar la guía. Con todo, es una buena propuesta para quien quiera ver algo diferente y esté dispuesto a realizar cierto esfuerzo por su parte, y sin esperar una gran recompensa por ello. Definitivamente, no es para todos los públicos.

Recomendada para quienes les gusta exprimir las 36 horas del día.

Puntuacion