Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Batman begins

Duración

141min

Dirección

Christopher Nolan

Guión

Bob Kane, David S. Goyer

Reparto

Christian Bale, Katie Holmes, Liam Neeson, Michael Caine, Gary Oldman, Cillian Murphy

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Batman begins
Autor: sensillo
Fecha: 2005-06-17.
Póster Batman begins

Batman begins

Digerido por sensillo

Última entrega, por el momento, en la serie de Batman, tan heterogénea como los comics homónimos por los que tantas plumas han pasado. Ya comienza a ser un tópico lo de calificar a la secuela de turno como “más oscura”, pero en este momento no me queda más remedio que abandonar la originalidad, porque en esta ocasión la definición le sienta como un guante.

Se acabó entonces el colorido chillón que Joel Schumacher le imprimió a sus vilipendiadas aportaciones. “Batman begins” recupera aquel Gotham tan sombrío de las primeras entregas de Tim Burton, pero borrando también todo lo que éstas tenían de infantil. Claramente se ve como Chris Nolan ha optado por buscar inspiración en los relatos gráficos, que son quizás los de menor tinte adolescente de entre todos los referidos a héroes en mallas, ninguneando totalmente las demás películas.

Como todas las adaptaciones, no se libra de pagar peaje en forma de algunas concesiones que le debe a la serie en papel. Como no parte de cero, pierde en cierto modo algo de libertad para darle forma que tendría de contar una historia independiente y aislada en sí misma. Así, más o menos la primera hora de película se dedica a contarnos la génesis del héroe murciélago y el porqué un multimillonario se ve empujado a vestirse de drag queen por las noches para zarandear delincuentes. También aprovecha para explicar el origen de sus numerosos gadgets y otros detalles más prosaicos. La biografía de Batman propuesta por Nolan es la que menos espacio deja a la fantasía de todas las que se han visto en la gran pantalla.

En la segunda mitad es en la que se encuentra uno todo lo que uno espera de una película de Batman, es decir, una lluvia de palos sobre ejércitos de rufianes y todo ese mundo de desequilibrados mentales en el que se mueve Batman, empeñado en que no es uno de ellos. También en esta película se detienen más que en ninguna otra a discurrir sobre la distancia que separa a Batman de los criminales a quienes persigue. Quizás este aspecto se resuelve en la primera parte de la película de un modo demasiado discursivo para mi gusto, pero en cualquier caso es una constante en los últimos cómics del Caballero Oscuro.

El encargado de aterrorizar delincuentes en esta entrega no es otro que Christian Bale, que doy fe de lo mucho que puede llegar a asustar, aunque sólo sea por sus misteriosas pérdidas y ganancias de masa que aún hoy suponen un misterio para la física. En cualquier caso, sabe darle al atormentado personaje la dosis de profundidad y pérdida de tornillos que requería. El malvado en cuestión es un tal Ra´s Al Ghul, víctima sin ninguna duda de una operación de marketing poco afortunada. En cualquier caso, no dudo que no le surgiría ningún problema por encontrar ocupado ese nombre en el registro mercantil, saturado como está de nombres como algo-man. De secuaz tenemos al Espantapájaros, responsable de escenas de pesadilla que no hacen esta película muy recomendable para los más pequeños.

Aparece también Liam Neeson, encasillado ya en su papel de caballero Jedi, y Katie Holmes, quien cumple de manera resultona el papel quizás más flojo de la película. Michael Caine actuando como sabe actuar, intenta hacernos creer que es el mayordomo Alfred, y no Michael Caine. Bien, como siempre. A Gary Oldman no lo llegué a reconocer por no estar haciendo sus desagradables muecas.

Gustará a casi todos los seguidores de los tebeos, e incluso a mí. Aunque confieso que empiezo a estar harto del decreto que obliga a los realizadores de películas de acción a incluir una escena de persecución en la que interviene un vehículo tuneado.

Recomendada a los que miran la etiqueta de las mallas de los superhéroes.
Puntuacion