Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Batman begins

Duración

141min

Dirección

Christopher Nolan

Guión

Bob Kane, David S. Goyer

Reparto

Christian Bale, Katie Holmes, Liam Neeson, Michael Caine, Gary Oldman, Cillian Murphy

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Batman begins
Autor: bronte
Fecha: 2005-06-19.
Póster Batman begins

Batman begins

Digerido por bronte

No quiero extenderme en si “Batman begins” respeta el cómic o no lo respeta, es deudor de la novela gráfica o no lo es, presenta un hombre-murciélago ortodoxo o todo lo contrario. Hablaré de la película en sí misma como obra autónoma y a este respecto diré que es una obra fallida, lo cual no es fácil de admitir siendo del mismo director que "Memento". No crea un estilo tan particular como el de Tim Burton ni se acerca mínimamente a una personalidad tan definida como lo es el toque camp de los Batman de Schumacher (independientemente de la calidad de las cuatro películas anteriores). Muy al contrario intenta ser un filme tan naturalista que se queda muy por debajo del tratamiento contemporáneo que actualmente se le da a los superhéroes. Simple y olvidable.

Reconozco humildemente que a mí Batman no es un personaje que me haya fascinado especialmente. Como casi todos los superhéroes no es más que un remedo de Superman, que después de tener ya pillado el "Super" tuvieron que buscarse prefijos impactantes de donde fuera. Sobre la base del Algo-man, se le quita un poco de inocencia, se le añade un poco de sofisticación, se le hace el traje más oscuro, se le suma el sempiterno trauma y ayudado por unos buenos dibujantes y unos no menos buenos guionistas, ya tenemos un fenómeno de masas. Será porque en español suena diferente, pero a mí nunca me hubiera inspirado ningún tipo de respeto un tipo que se hace llamar el hombre-murciélago. Tampoco su alter-ego me parece excesivamente interesante, un millonario guaperas que va por ahí luciendo smoking, y me parece mucho más atractivo a nivel psicológico, por ejemplo, Peter Parker.

En la primera parte de "Batman begins" se intenta recrear todo el proceso de construcción del personaje. La muerte de sus padres en un callejón pestilente con collar de perlas incluido y todo el viaje iniciático que hace que Bruce Wayne descubra su objetivo en la vida, y la manera de alcanzarlo. Para ello trasladan al protobatman al Tibet, donde se entrena con unos Ninjas. En todo caso, a mí personalmente ya empieza a resultarme repetitivo lo de los Ninjas, Samuráis y demás corte. Entiendo el exotismo que genera en esta parte del mundo, pero habría que ir buscando otros recursos. El escenario en todo caso es lo de menos. Lo realmente reprochable es el discurso pseudofilosófico sobre el miedo y sobre el minúsculo límite que separa a los que imparten justicia de los que la violan. Carente de buenas líneas no hay ni un sólo pensamiento interesante en toda la perorata. Y se hace extremadamente ridículo en ocasiones, sobre todo gracias a un Liam Neeson cuyo barbero merece una buena reprimenda.

La segunda parte de la película se aplica en la lucha contra el mal en Gotham por parte de Batman. Para ver tal naturalismo, sinceramente me quedo con "Canción triste de Hill Street". Se echan mucho de menos los diseños espectaculares de los anteriores filmes con sus gárgolas imposibles, y por primera vez la ciudad es realmente oscura, y con esto quiero decir que es oscura, oscura, y que desaparece totalmente el concepto del claro-oscuro o de la creación de sombras. Se limita la imagen a ser una masa informe de oscuridad, muy en consonancia con el resto de la película. Las escenas de acción son normales tirando a malas, y con tanto naturalismo la persecución de coches queda inserta a la manera en que se le ponen a un Cristo dos pistolas.

Luego están los personajes y/o actores. Christian Bale me parece un actor muy válido y con un gran atractivo físico, pero si algo no tiene excesivamente bonito es justamente la boca. Lo cual quiere decir que cada vez que se pone la máscara uno tiene que concentrarse en esa boca torpe moviéndose como las agallas de una faneca. Katie Holmes, con todo el respeto para sus admiradores, tiene el mismo carisma que Garbancita de la Mancha. Morgan Freeman, si no hace de hombre bueno golpeado por la vida, parece que está de más. Y Michael Caine, asesina con alevosía todo el charm británico que Michael Gough le había imprimido a Alfred. El único que se salva es Cillian Murphy, que con esa carita de muñequito diabólico que tiene, le va bastante lo de ser el Doctor Crane. Es el único personaje al que le han dejado tener un diseño un poco diferente a los de una película de Rohmer. A Gary Oldman o lo han drogado o lo han cambiado. Algo ha pasado aquí.

Lo más incomprensible de todo, el rollo que le suelta Katie Holmes/Rachel Dawes a Christian Bale/Bruce Wayne después de enterarse de su personalidad oculta. No habrá mujer en el mundo que no piense que esa chica está loca. Recomendada para la gente que cree que Drácula debería ir al dentista a arreglarse esos colmillos.

Puntuacion