Ficha

País

USA

Año

1991

Título original

Terminator 2: Judgment Day

Duración

137min

Dirección

James Cameron

Guión

James Cameron,William Wisher Jr.

Reparto

Arnold Schwarzenegger, Edwardl Furlong, Linda Hamilton, Robert Patrick

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Terminator 2
Autor: sensillo
Fecha: 27/06/2005.
Póster Terminator 2

Terminator 2

Digerido por sensillo

Ya han pasado muchos años y tiempo ha habido de que se nos cerrara la boca, pero muchos fuimos a quienes se nos abrió el día del estreno de “Terminator 2”, cuando Governator protagonizaba la demostración de que no todas las segundas partes son malas.

Siendo en su momento la producción más cara de la historia del cine, “Terminator 2” tiene más virtudes aparte de sus pioneros efectos especiales que mostraron en la pantalla cosas que nunca antes se habían visto. Fue durante mucho tiempo un modelo de referencia para el cine de acción, antes de que apareciera “Matrix” y todos los niños quisieran ser de mayor como Neo.

Se podría decir que es casi en mayor medida un remake que no una secuela, pues sigue un patrón casi idéntico al del original, pero con un guión más complejo y con todo lo que no se puedo hacer anteriormente por motivos técnicos. Puede parecer, y muchos lo sostienen, que “Terminator 2” supera a la primera parte, pero yo no mantengo esa opinión, si bien está claro que se trata de una soberbia película de acción.

Arnold repite papel como terminator, aunque cambia el rol de villano al héroe que viaja al pasado para salvar la vida de Edward Furlong. Linda Hamilton está más dura que nunca, adelantándose años a Lara Croft. Y Robert Patrick se derritió y desapareció para siempre jamás.

Pierde en gran parte la frescura del original, y en más de una ocasión, bajo lo que entonces era un espectáculo visual totalmente novedoso, experimentaremos una sensación de deja vu todos los que hemos visto la película anterior. Tanto la historia como los personajes están trazados con más detalle, lo que unas veces se agradece y otras, pocas, es un ligero lastre para la película.

Lo que resulta sin duda sobresaliente de “Terminator 2” son sus escenas de acción: sus persecuciones, sus tiroteos, sus “¡ay!, que me caigo!” y sus “¡ay!, que a la abuela le da el síncope”. Todo lo demás cumple su cometido con profesionalidad y la cabeza bien alta, pero el montaje de las escenas de acción merecen su hueco dentro de los libros sobre técnicas cinematográficas. En cualquier caso, las hemos vuelto a ver, con mayor o menor acierto, en infinidad de películas posteriores, y no sólo de Leslie Nielsen.

En definitiva, está claro que esta película no hará crecer a nadie como persona, pero pegará al sillón ante ella a todos a quienes de verdad disfrutan viendo cine. Y aunque muchos lo hayan olvidado, mientras se sigan haciendo películas con la simple pretensión de abrirnos la boca de asombro una vez más, se seguirá manteniendo el espíritu del cine en sus orígenes. Lo de las películas que pretendían abrirnos la boca para bostezar fue un invento posterior.

Recomendada a quienes crean que la licuadora o la maquinilla eléctrica de afeitar también pueden tener su corazoncito. Puntuacion