Ficha

País

UK

Año

1977

Título original

The duellists

Duración

100min

Dirección

Ridley Scott

Guión

Joseph Conrad, Gerald Vaugham-Hughes

Reparto

Keith Carradine, Harvey Keitel, Albert Finney, Edward Fox, Cristina Raines, Robert Stephens

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los duelistas
Autor: sensillo
Fecha: 30/06/2005.
Póster Los duelistas

Los duelistas

Digerido por sensillo

Primer largometraje de Ridley Scott para la gran pantalla, donde ya se atreve a adaptar un relato de Joseph Conrad.

Ambientada durante las guerras napoleónicas, Keith Carradine protagoniza a un oficial que durante años sufre el acoso de un matón con la cara de Harvey Keitel, quien no parará en retarle a duelos por un quítame allí esas pajas. Como telón de fondo sería difícil encontrar una guerra más absurda que aquella en la que se embarcaron los franceses para sembrar toda Europa de soldados tocados con ridículos gorros. Tal vez sólo fueran superados por los guerreros del imperio otomano, que también iban divinos de la muerte. Éste sería un buen momento para elogiar la sobresaliente labor de vestuario y cuidada ambientación, cuyo mérito es mayor teniendo en cuenta que el presupuesto de la película no alcanzaba ni para alquilar unos cartones bajo los que pasar la noche.

Ridley Scott es sobre todo un estupendo fotógrafo de cine, que consigue arropar con un cuidadísimo envoltorio visual hasta sus peores obras. Y es que a veces parece mentira que este buen señor que nos regaló “Alien” sea el mismo que nos ha hecho tragar tantos tostones de un interés más que discutible. Las películas de Ridley Scott entran sobre todo por los ojos, y en el caso de “Los duelistas” consigue verdaderos cuadros que hacen que merezca la pena.

También habría que destacar en este caso el trabajo de dirección de actores. La película se centra en la extraña relación que se establece entre sus dos protagonistas, y ambos consiguen una caracterización convincente a pesar de que su proceder escapa muchas veces de toda lógica. Igual que el comportamiento de la gente real, todo hay que decirlo. El personaje encarnado por Keitel, especialmente, no se aviene a razones. Es un abusón brutal y despiadado cuyo odio por el enemigo que se ha fabricado es del todo desproporcionado y se convierte en una obsesión que sobrepasa ampliamente el umbral de lo enfermizo. Su particular sentido del honor, que no admite que la más mínima ofensa quede sin ser dúramente castigada se enfrenta a la ética de Keith Carradine, quien le otorga al honor un significado totalmente distinto.

Para uno, el honor se defiende con violencia, la razón la da un puñetazo en la mesa y las discusiones se zanjan con sangre. El otro se verá obligado a su pesar a seguir esta lógica dictada por el sable y la pistola, empujado no sólo por su oponente sino también por todo su entorno. Los únicos personajes realmente ajenos a este absurdo son los femeninos, cuyo peso en la historia no es capaz de cambiar los acontecimientos.

“Los duelistas” omite cualquier tipo de explicación sobre el contexto histórico en el que se desarrolla, dando por supuesto que el espectador tiene al menos unas mínimas nociones de esta época convulsa. Unos someros conocimientos del tema no sólo ayudarán a apreciar mejor el telón de fondo, y podrán ser además aprovechados para jugar al Risk con mayor intensidad. La narración a veces avanza a grandes y pesadas zancadas, siendo éste el punto más flojo de la película.

Recomendada para gente de mal perder, y para los que disfrutan peinándose el bigote.

Puntuacion