Ficha

País

USA, Nueva Zelanda, Alemania

Año

2005

Título original

Boogeyman

Duración

89min

Dirección

Stephen T. Kay

Guión

Eric Kripke

Reparto

Barry Watson, Emily Deschanel, Skye McCole Bartusiak, Tory Mussett, Andrew Glover, Lucy Lawless

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Boogeyman
Autor: malabesta
Fecha: 10/07/2005.
Póster Boogeyman

Boogeyman

Digerido por malabesta

Con esta película cae el último icono del folklore popular que aún quedaba a salvo. Si ya Frankenstein, el hombre lobo, Drácula y demás han recibido un lavado de cara adaptándolos a la modernez de los politonos y el trance techno, ahora le toca el turno a un popular personaje que se había sabido mantener al margen: el hombre del saco. Bajo el título de “Boogeyman” no se esconde otro personaje más que ése. Supongo que una película llamada “El hombre del saco” o “El coco” lo tiene crudo en el terreno del marketing, así que ésta se ha quedado con su título en inglés, por lo que la gran mayoría del público entrará despistado a la sala. Están avisados.

La película cuenta las desventuras de Tim (Barry Watson) veinteañero que malvive soportando el trauma de haber visto como a su padre se lo llevaba el monstruo que vive dentro del armario o debajo de la cama. Tiene una vida normalmente psicótica en la ciudad, junto con su novia Jessica (Tory Musset), pero cuando su madre muere, ha de volver a la casa familiar, de la que hace tiempo que se marchó. Por consejo de su psicóloga (que debe de tener el título CCC de psicología fácil) pasa en ella la fatídica noche que todo varón que se precie como tal ha de pasar en una mansión encantada, ya sea para heredarla o para demostrar lo masculino y peludo que es. Por la casa, entre otras numerosas apariciones de diverso tipo, talante y tono, se muestra también Kate (Emily Deschanel), una de sus amigas de la infancia. No voy a entrar más en detalle por si a alguien le apetece ver la película; sólo decir que el guión es bastante flojo, y en general pasa de lo predecible a lo carente de sentido, pero sin abandonar un aire global de chapuza, sin duda promovido por la excesiva ligereza con la que trata a sus personajes, que aparecen y desaparecen de escena conforme va haciendo falta para asustar más o menos al protagonista (el único que pasa miedo en la película), y sin ninguna razón o desarrollo que permitan darle algo de profundidad a su existencia, mas allá de abrir la puerta que no se debe abrir o ponerse de espaldas al rincón oscuro de aspecto sospechoso.

La dirección es tremendamente barroca y efectista. Suponemos que intenta suplir la falta de fuerza del guión a base de ángulos imposibles, largos planos secuencia recorriendo todos las esquinas de la escena, desenfocados, cambios de color, cámara lenta, cámara al hombro y en general, menos meter la cámara en el WC y tirar de la cadena, todo lo que a uno se le pueda ocurrir, en una especie de corta/pega de todas las películas de terror que han tenido cierto éxito en los últimos 5 años. Por supuesto, no pueden faltar las viejas subidas de volumen para acompañar al susto de barraca de feria, que no obstante, cumplen su objetivo: entre ellas y las revirivueltas de la cámara, uno llega a sentir miedo. De quedarse sordo o bizco, pero miedo al fin y al cabo. Tampoco mejora mucho la cosa cuando al fin vemos el rostro del hombre del saco, en el supuesto clímax de la película. Más que una aparición maléfica que secuestra y asesina a niños y adultos por igual, y que debería hacer temblar al público en su asiento, Boogeyman lo que realmente consigue es que uno se pregunte cuando le quitarán la máscara para ver que realmente es el panadero, o el malvado terrateniente que quería espantar a los granjeros para construir un bingo en sus terrenos, pues es de una factura visual tan pobre que más parece uno de los villanos a los que se enfrentaban Scooby Doo y sus amigos.

Y si el guión y la dirección son bastante mediocres, los actores tampoco lo hacen mejor. Quizá destaque sobre todos ellos Lucy Lawless, más conocida como Xena, más que nada porque aparece unos treinta segundos y muy maquillada, así que uno no tiene tiempo de darse cuenta si es mala o no, mientras que al resto del casting le sobra para repetir gestos hasta la saciedad, poner caras forzadas y en general, hacerlo bastante mal.

En fin, puede que a alguien le guste la película, no lo sé. Si se tienen 14 años, es la primera vez que se va al cine y se ha vivido encerrado en un monasterio, a lo mejor impresiona. Recomendada entonces para Marcelino Pan y Vino.

Puntuacion