Ficha

País

Japón

Año

2004

Título original

Hauru no ugoku shiro

Duración

119min

Dirección

Hayao Miyazaki

Guión

Hayao Miyazaki, Diana Wynne Jones

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El castillo ambulante
Autor: malabesta
Fecha: 20/07/2005.
Póster El castillo ambulante

El castillo ambulante

Digerido por malabesta

Nuevo proyecto del ya consagrado por estas tierras Hayao Miyazaki, que de mano de la Disney alcanza la distribución que sin duda se merece a lo largo y ancho de nuestra geografía.La novedad de esta película consiste principalmente en que es un proyecto que le cayó de segunda mano a Miyazaki, y por lo tanto parece que le falta un poco respecto a sus anteriores películas.

No sorprende, no obstante, a los familiarizados con el autor. El estilo es el de siempre, e incluso a los que hayan visto más de una película los personajes le resultarán hasta familiares. De nuevo Miyazaki se mantiene fiel a la animación tradicional (aunque parte de la película está animada por ordenador a partir de diseños hechos a mano el porcentaje de tiempo es prácticamente despreciable), que en su mano es capaz de resistir los embates de cualquier monstruo verde. La historia, basada en una novela de Diana Wynne Jones, narra la vida de Sophie, una sombrerera adolescente que un buen día cae presa de una maldición que la convierte en una anciana. La única manera de recuperar su juventud será a través de la ayuda del gran mago Howl, que vive en un castillo móvil animado por un demonio y compañero llamado Calucifer.

El imaginario de esta película se centra ahora en la Europa de la revolución industrial, con máquinas de vapor por doquier, que quizá podrían hacer pensar en una relación con “Steamboy”, también vista por estos lares. No obstante, la magia es siempre una constante en los mundos de Miyazaki, y aquí no va a ser menos.Todo esto termina por arrojar máquinas, personajes y escenarios sorprendentes, aunque pueden llegar a recordar ligeramente a los ya usados en “Nausicaa del valle del viento”.

A pesar de partir de la base de una novela, la historia pasa por todos los temas recurrentes de Miyzaki. Los horrores de la guerra sobre todo concentrados en cómo afectan éstos a la naturaleza; la rotura de la dualidad de buenos y malos, que en sus películas siempre tienden a terminar siendo compañeros e incluso amigos, y todo ello visto desde los ojos de un niño (o casi) que se tiene que enfrentar a un mundo complicado y bastante alejado del suyo propio. Otro de los grandes motores de la película son las diferentes relaciones amorosas entre los personajes, puesto que al final todo resulta ser una bonita historia de amor, a las que el autor tampoco es ajeno. Aunque con no tanta difusión como “La princesa Mononoke” o “El viaje de Chihiro”, algunas películas como “Suspiros del corazón” enlazan bastante con el planteamiento de “Howl’s moving castle” respecto al amor.

La dirección de Miyazaki es constante en toda su producción, y a mayores de unos personajes con una riqueza personal como visual muy superior a cualquier producción similar que podamos ver (e increíblemente alejados de las bizarradas que el animado nacional suele proponer como “novedosas”), tiene a su favor de que no le tiembla el pulso ni en los momentos más reposados ni en los más trepidantes de su guión, aunque claramente la película, a pesar de tener la guerra como fondo, se decanta más por un desarrollo tranquilo de la historia basado en sus personajes que en tiros, persecuciones y bombas.

En fin, una película que aunque puede que carezca de la profundidad y calidad sobresaliente de otras producciones del Estudio Gihbli, no baja de notable alto. Recomendada para todos aquellos que nunca han dejado de creer que hay más magia que la del Mago Andreu. Puntuacion