Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Unstoppable

Duración

96min

Dirección

David Carson

Guión

Tom Vaugham

Reparto

Wesley Snipes, Jaqueline Obradors, Stuart Wilson, Kim Coates, Mark Sheppard, Adewale Akinnuoje-Agbaje

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Ladrones de mentes
Autor: bronte
Fecha: 22/07/2005.
Póster Ladrones de mentes

Ladrones de mentes

Digerido por bronte

No es que en esta página hagamos mucho caso del "esblishment" oficial, sin embargo, y sin que sirva de precedente, habrá que reconocer que la tremenda pitada que recibió "Unstoppable" en su momento, está más que justificada. Por supuesto, los traductores españoles le han adjudicado un título en el idioma de Cervantes de esos tan polivalentes, que dos horas después de haber visto el susodicho filme ya no hay manera humana de acordarse de cómo se llamaba. Ahora mismo ya dudo entre "Ladrones de mentes", "Ladrones peligrosos" o "El castillo de las mentes prodigiosas".  En este caso a las dos famosas horas tampoco nos acordaremos siquiera de la película (con un poco de suerte).
Y conste que "Ladrones de bicicletas mentales" empieza bien. Un tipo que pasaba por allí, Wesley Snipes, y que por cierto tiene entrenamiento de la CIA, cómo no, es confundido por un grupo de malhechores con un posible policía que les sigue la pista. Nunca debieron equivocarse de hombre. Para sacarle al pobre Wesley si realmente sabe cuándo se hará la entrega o no lo sabe, le inyectan una droga que es algo así como una champiñón mejicano, pero a lo bestia. El agente retirado se ve en medio de un viaje alucinógeno que ya lo quisiera para sí Shaggy Rogers. Toda esta parte muy lograda, con el buen hombre intentando escapar de dónde lo tienen preso, mientras él a sí mismo se ve en las más peregrinas situaciones.

Claro que mantener a un tipo durante dos horas con semejante colocón y que encima salga indemne es tarea para un guionista sobrehumano. Tom Vaughan, no voy a decir yo que sea infrahumano, pero desde luego no se rompió ninguna uña escribiendo esta película. ¿Qué la cosa se pone mal, y se necesita que Wesley esté consciente? Dicho y hecho, el viaje interestelar desaparece, y el tipo razona como un Castelar. ¿Qué hace falta otra vez que vea elefantes rosas volando? Pues le vuelve el efecto alucinógeno, que para ser tan gravísimo, parece más bien de quita y pon. No es sólo la falta de coherencia de la película. Que es mucha y flagrante. Es sobre todo la gran oportunidad perdida y que parecía en bandeja para hacer una película original, llena de intriga y emoción. Con tanta insistencia en que el guión no supusiera mucho trabajo, la película acaba discurriendo al final por los las fórmulas más básicas y visitadas, provocando del minuto treinta en adelante el bostezo del público.
 
A partir de ese momento todo empieza a ser de baja calidad, y las escenas de acción que habían sido presentadas de manera digna previamente, empiezan a ser del tipo fantasmal, sin lograr conmover ni un ápice al respetable. Sólo el oficio de un director, David Carson, más que curtido en la pequeña pantalla, consigue evitar el disturbio allí donde la película se proyecta. Wesley Snipes hace más o menos lo de siempre, que al fin y al cabo no lo hace mal, y sinceramente, siendo un actor bastante dotado de carisma, parece una pena que su filmografía se componga de mojones de este tipo. La chica del tinglado es Jacqueline Obradors, que es como el calco de Madeleine Stowe, y también aparecen en los créditos Stuart Wilson y Adewale Akinnuoye-Agbaje, de cuya interpretación lo más destacable es que parece que se le van a caer los ojos de la cara. Su doblador en español también ayuda con ahínco a que su carrera se hunda. Visto el escaso talento del susodicho compatriota, ningunearemos su nombre.
 
Yo, para ser sincera, no la recomiendo. Si hay que ponerse muy así, sólo recomendada para un sábado aburridísimo y a ser posible en estado alterado de consciencia. Puntuacion