Ficha

País

USA

Año

2002

Título original

Insomnia

Duración

118min

Dirección

Christopher Nolan

Guión

Nikolaj Frobenius, Erik Skjoldbaerg, Hillary Seitz

Reparto

Al Pacino, Robin Williams, Martin Donovan, Oliver Zemen, Hilary Swank

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Insomnio
Autor: bronte
Fecha: 06/08/2005.
Póster Insomnio

Insomnio

Digerido por bronte

Parece mentira que este Al Pacino sea el mismo de "Pactar con el diablo", y parece mentira que este Christopher Nolan sea el mismo director de "Batman begins". El uno por excelente y versatil actor, que no parece la misma persona de una película a otra, y el otro por la decadencia en que parece haber entrado su carrera, con la genial ocurrencia de poner en zapatillas de andar en casa al superhéroe, se unieron en el año 2002 para hacer el remake de una película noruega de 1997, respetando la historia y sin embargo añadiéndole otro ritmo mucho más espabiladito, lo cual se agradece. No olvidemos que en Escandinavia tienen una alta ratio de suicidios, y no es exactamente porque se cansen de estar siempre de fiesta.
El título de la película viene dado por la localización de la trama en Alaska, donde al igual que en Escandinavia sufren de eso que se llama el sol de medianoche o la noche interminable, dependiendo de la estación del año. Yo, que he vivido eso de tener sólo tres horas de luz al día, puedo dar fe de que es bastante desorientador y sevítico, así que se entiende perfectamente la espiral vesánica en la que entra el bueno de Al. El caso es que dos policías de Los Ángeles se trasladan al "escato" del mundo (ya me entienden), para ayudar a la policía local a resolver el crimen de una adolescente. Sin embargo ellos arrastran su propia historia consigo. Asuntos internos presiona al compañero de Al para que venda a éste en una actuación pasada no muy ortodoxa, gracias a la cual se pudo condenar al sádico secuestrador de un niño. Para disgusto del respetable, el muy nefando va a vender a su compañero, y a la par protagonista de la película.

Sin embargo, en un tiroteo contra el asesino de adolescentes (Robin Williams), Al mata al compañero lareta (se supone sin querer) cegado por la niebla, y ahí se lía todo. Culpa al asesino de la adolescente, cambiando las balas, y toda la trama se desarrolla a partir de ese punto entre chantajes y amenazas del asesino a nuestro policía, dudas morales, y sobre todo un sol que jamás se pone y que evita que Pacino pueda pegar ojo en toda la película. ¿O no puede dormir porque su conciencia está actuando de estimulante? Lo cierto es que el personaje de Al Pacino está presentado como un policía incorruptible, un gran policía que en ocasiones ha suplido las carencias de las leyes. Este es un viejo tema: cómo a veces la ley no tiene nada que ver con la justicia. Al mismo tiempo, actúa de mentor de Hillary Swank, una policía local admiradora de la leyenda que es el inspector de Los Ángeles, y simultáneamente se tiene que medir con Robin Williams, un asesino bastante listo y bastante inmoral, que no sólo le chantajea con descubrir todo el petate del cambio de balas, sino que le enfrenta cara a cara con todas sus dudas éticas. ¿Quién es más inmoral de los dos? Y todo esto sin poder dormir en la película. Algo bastante cruel ya con sólo mentarlo.

En su momento, alguna lumbrera culpó a esta cinta de ursulina por su profunda carga moral. Sin embargo, dicen los expertos que es la falta de referentes éticos y este nihilismo que gastamos los occidentales lo que hace que cada vez seamos más infelices. La película, con tener revestimiento de gran thriller, oscila sin embargo durante todo su metraje sobre la gran incógnita de qué es lo moral y qué no lo es. Si aceptar la responsabilidad individual de actuar siempre según la propia conciencia, o respetar escrupulosamente las normas que los hombres se dan como comunidad, con la generalidad que eso implica. El personaje de Pacino optará finalmente por esta segunda posibilidad, no sin dejar al espectador con una terrible sensación de que se ha equivocado. A esto hay que añadirle la magnífica creación de ambientes y atmósferas, un buen guión, y sobre todo la soberbia interpretación de Al Pacino, que nos arrastra a todos por una especie de círculo del infierno en el que poder dormir supondría al menos pasar unas horas en el purgatorio.

Recomendada para gente de poco dormir. Puntuacion